Les explota entre las manos el boom de las máscaras artesanales: ¿y ahora qué?

·4  min de lectura
Máscaras faciales confeccionadas de manera artesanal/Getty Creative
Máscaras faciales confeccionadas de manera artesanal/Getty Creative

El ansiado regreso a la normalidad alegra las vidas de millones de estadounidenses, pero algunos que hicieron fortunas gracias a la pandemia… están festejando menos.

Es el caso de los fabricantes de máscaras, como Gabriela Henriquez, quien las estuvo vendiendo en la plataforma Etsy durante todo el año en que se convirtieron en un elemento imprescindible del vestuario.

Henriquez, de 27 años, dijo a CNN que los pedidos de máscaras hechas a mano a su tienda en Etsy, LittleLadyAHomemade, cayeron más del 70% el día después del anuncio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) el 13 de mayo de que el uso de estas no era necesario en personas completamente vacunadas, excepto en algunas circunstancias.

"El mercado acaba de caer", dijo. "Tuve un año pasado fenomenal en ventas. ¿Y ahora qué? ¿A dónde vamos desde aquí?", se preguntó la joven que vive en Lancaster, Pennsylvania, e invirtió 150.000 dólares en la confección de máscaras.

Un boom que algún día tenía que acabarse

En realidad, era previsible. A principios de mayo, Etsy dijo en una presentación anual ante la Comisión de Bolsa y Valores que había visto "la demanda de ciertos artículos, como las máscaras hechas a mano, disminuir significativamente con el lanzamiento de la vacuna".

Previamente la plataforma había informado que las máscaras de tela se convirtieron en la categoría de productos nuevos más populares en su plataforma el verano pasado. En agosto, 110.000 vendedores en Etsy habían vendido hasta 29 millones de máscaras faciales, por un total de 346 millones de dólares.

"El año pasado, en nuestro pico, vendimos 1.300 máscaras en un día", dijo Henríquez.

Terminó el año con $ 212,000 dólares en ventas. La joven empresaria sabía que la demanda disminuiría con la llegada de las vacunas, pero no previó que sería tan drástica. "Pensé que la gente todavía necesitaría algún tipo de cubierta facial cuando entraran en interiores", comentó.

Por eso comenzó a fabricar máscaras de muselina ligeras y transpirables, dirigidas a las personas vacunadas, con un precio de $ 5 a $ 9, que se vendieron bien hasta el anuncio de los CDC.

Ese cambio la obligó a buscar otros usos para las telas de muselina y ahora diseña productos como portabebés.

También te puede interesar:

La demanda de las mascarillas artesanales ha caído con fuerza en EEUU. Foto: Getty Images.
La demanda de las mascarillas artesanales ha caído con fuerza en EEUU. Foto: Getty Images.

En busca de alternativas

Charlotte Melcher también ha tenido que redireccionar sus tienda, MasksByStella, que abrió en Etsy en enero de este año con el objetivo de vender máscaras. La respuesta no fue la que había anticipado.

"El mercado de las máscaras estaba saturado, había un agotamiento por el Covid y me sorprendió que no estuviera obteniendo la tracción que esperaba", dijo Melcher, de 36 años, quien vive en Mesa, Arizona.

La mujer ahora encontró un destino muy peculiar para sus impulsos creativos: delantales para pollos, después de una conversación con la dueña de una tienda local de alimentos para las aves.

"Ella dijo que necesitaba venderlos en su tienda y que debería investigarlo seriamente", dijo Melcher, quien es dueña de gallinas y está familiarizada con el peculiar artículo.

El delantal parece un pequeño babero de bebé que se coloca por la espalda en lugar de por la parte delantera y el pecho proteger las plumas de las gallinas y la piel de los gallos durante el apareamiento.

Ashley Bell también ha tenido que reestructurar el negocio de venta de máscaras que inició tras perder su empleo en una compañía de software el verano pasado.

“Estoy buscando artículos cosidos a mano más pequeños, como bolsos y, en última instancia, ropa ", dijo Bell a CNN.

Jacki y Katie Shaw -madre e hija- también experimentaron una caída en las ventas como consecuencia del anuncio de los CDC. Ellas lanzaron su tienda de Etsy MamaShawStitchery en julio pasado para vender máscaras de tela cosidas a mano y crearon catálogo de 300 impresiones vendidas en cinco tamaños.

De julio a diciembre de 2020, su negocio registró $ 13,000 dólares en ventas. En lo que va de este año y hasta principios de mayo, obtuvieron $ 15,000 dólares adicionales en ventas. Las ventas cayeron significativamente dos o tres días después de las nuevas pautas de los CDC.

"Mientras tengamos un exceso de yardas [de tela] podemos seguir fabricando máscaras y productos complementarios, como ligas para el cabello y fundas de tela para sus botellas de desinfectante", dijo Katie. "Estamos tratando de ser estratégicos, tal vez hacer productos para bebés como baberos y paños para eructar".

VIDEO | Trifulca en el Metro CDMX al descubrir al conductor con bebidas alcohólicas