Explotó una fábrica ilegal de fuegos artificiales en San Pablo

·2  min de lectura

SAN PABLO.- La explosión de una fábrica ilegal de fuegos artificiales en la ciudad industrial de Santo André, en las afueras de San Pablo, dejó por lo menos cuatro muertos, dos desaparecidos y 14 heridos, cinco de ellos de gravedad, según indicaron fuentes oficiales.

La fuerza de la explosión, que se sintió en distintas partes de Santo André, destruyó no sólo el lugar donde operaba la fábrica, sino también cuatro edificaciones vecinas. Además, varios automóviles quedaron sepultados bajo los escombros.

Las primeras informaciones extraoficiales de la tragedia, que ocurrió pasado el mediodía, daban cuenta de 11 muertos, pero más tarde las autoridades de la alcaldía de Santo André confirmaron sólo cuatro.

Según voceros de bomberos y de defensa civil, entre las víctimas fatales había un hombre de unos 40 años y una mujer de aproximadamente 60, que, al parecer, eran el dueño de la fábrica y su madre.

En tanto, el jefe de los bomberos del estado de San Pablo, Luiz Humberto Navarro, señaló que más de 50 bomberos continuaban con la búsqueda de dos personas desaparecidas bajo los escombros.

Los bomberos aislaron el sector y ordenaron la evacuación de 30 viviendas vecinas ante el temor de que todavía hubiera materiales explosivos en lo que quedaba de la fábrica.

Vecinos del lugar dijeron que el accidente, al parecer, ocurrió cuando obreros del establecimiento descargaban materiales utilizados para la producción de los fuegos artificiales. Un comerciante dijo que tras oír una fuerte explosión quedó un intenso olor a pólvora en toda la zona del accidente.

Las autoridades estatales informaron que el edificio donde ocurrió el incendio tenía permiso para funcionar como punto de venta de fuegos artificiales, pero que se sospecha que los propietarios almacenaban ilegalmente grandes cantidades de pólvora en la parte trasera del edificio, donde posiblemente operaba la fábrica clandestina.

Marilene Niedhardt, dueña de un comercio que fue dañado por la explosión, dijo que los residentes de la zona se habían quejado varias veces ante la policía por el almacén de fuegos artificiales que había en el edificio siniestrado, pero que las autoridades no hicieron nada al respecto.

Agencias ANSA, AP y Reuters