La explosión de unas antiguas bombas de la IIGM que convirtió en tragedia una competición popular de natación

·4  min de lectura

El nombre de Franco Scarioni es una institución en toda Italia. Periodista y consumado deportista, acabó siendo considerado un condecorado héroe nacional tras perder la vida en un accidente aéreo durante la Primera Guerra Mundial. Su amor y apoyo al deporte hizo que, en su memoria, varios eventos que se celebraron a partir de su fallecimiento llevaran incorporado su apellido, siendo uno de ellos la reconocida ‘Coppa Scarioni’, la cual consistía en una competición popular de natación que él mismo instituyó, en 1914, bajo la denominación de 'Gare Popolari di Nuoto' y renombradas a posteriori en su honor.

Memorial en Pula en homenaje a las víctimas de la trágica explosión en la playa de Vergarola (imagen vía Alfred López)
Memorial en Pula en homenaje a las víctimas de la trágica explosión en la playa de Vergarola (imagen vía Alfred López)

El 18 de agosto de 1946 la Coppa Scarioni se celebró en la playa de Vergarola, en la población de Pula, una de las más importantes de la Península de Istria, actualmente al noroeste de Croacia pero que durante algunos años (desde el final de la IGM hasta finalizar la IIGM) perteneció al Reino de Italia.

De hecho, en 1946, toda aquella región se encontraba bajo el control del denominado ‘Gobierno Militar Aliado de los Territorios Ocupados’ (inicialmente conocido por el acrónimo en inglés ‘AMGOT’), quienes se encargaron de administrar provisionalmente aquellos territorios que habían pertenecido a alguna de las Potencias del Eje (en el caso de Europa, del Tercer Reich alemán de Hitler y la Italia fascista de Mussolini), decidiéndose el futuro en la Segunda Conferencia de Paz de París, celebrada en la capital francesa entre el 29 de julio y el 15 de octubre de 1946.

La población de Pula se encontraba en dicha transición y posteriormente seria incorporada a la República Socialista de Croacia y a la vez ésta, como Estado Federal, a la República Federativa Socialista de Yugoslavia, pero en aquellos momentos todavía formaba parte de Italia, por lo que en 1946 fu escogida para albergar en la playa de Vergarola la competición popular de natación ‘Coppa Scarioni’, la cual reunía a numerosos nadadores y en especial ese año participarían muchísimos, al tratarse del primero realizado tras finalizar la IIGM.

Pero el problema es que, tras la finalización de la guerra y toma de control de toda aquella zona por parte de las fuerzas aliadas del ‘Gobierno Militar Aliado de los Territorios Ocupados’, se había estado apilando en los alrededores de la mencionada la playa de Vergarola una gran cantidad de minas y explosivos que soldados británicos extraían de las inmediaciones subacuáticas y que habían sido sumergidas en 1943 por las fuerzas italianas antes de su retirada durante la invasión aliada.

Poco antes de la dos de la tarde de aquel 18 de agosto de 1946, cuando la playa de Vergarola se encontraba muy concurrida de público y participantes de la Coppa Scarioni, las minas comenzaron a explotar, convirtiendo aquella festiva y lúdica jornada en una sangrienta tragedia, causando decenas de heridos y fallecidos.

La recopilación de declaraciones de testigos presenciales que se encontraban en las inmediaciones de Vergaroladeterminó que no hubo una sola gran explosión, sino que se escucharon varias (con muy pocos segundo de diferencia entre ellas) y escuchadas en diferentes puntos de la playa, por lo que era más que evidente que se trataba de un sabotaje intencionado y así lo determinaron las autoridades aliadas del AMGOT tras realizar una exhaustiva investigación para averiguar por qué habían ocurrido tales explosiones.

Tal y como apareía en los informes previos, tras haber sido depositadas en las inmediaciones de la playa las minas submarinas (una vez extraídas del mar), estas estaban desactivadas y no debían representar ningún tipo de peligro. Y así constó en el informe final, presentado en febrero de 1947, en el que la única hipótesis posible sobre lo sucedido es que se hubiera tratado de un sabotaje perpetrado por agentes yugoslavos con el fin de acelerar el proceso por el cual, finalmente la Península de Istria fue anexionada a Croacia y ésta a Yugoslavia, tal y como se determinó pocas semanas después.

Sobre el número concreto de fallecidos y heridos por la trágica explosión, este fue de 116 muertos y 216 personas heridas.

Fuente de la imagen: Alfred López

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.