Explosión en Beirut: crece la tensión luego de la renuncia del primer ministro libanés

LA NACION
·2  min de lectura

BEIRUT.- El primer ministro libanés, Hassan Diab, presentó su renuncia hoy al presidente libanés, Micheal Aoun, casi una semana después de que una explosión mortal atribuida a la negligencia estatal arrasara Beirut.

Ayer, la ministra de Justicia, Marie-Claude Najem, anunció su salida del gobierno. Se suma a las dimisiones de la ministra de Información y al responsable de Ambiente. Se esperan más renuncias en el gabinete, formado en enero con el respaldo del poderoso grupo proiraní Hezbollah y sus aliados.

El domingo manifestantes se enfrentaron a la policía en Beirut, por segundo día consecutivo, enfurecidos con las autoridades por las explosiones y profundizaron una serie de protestas callejeras que el país soporta desde octubre pasado por la grave crisis económica que sufre la nación árabe.

Apunten contra el Papa: el sector conservador vuelve a la carga con dos libros

El estallido de más de 2000 toneladas de nitrato de amonio en un almacén el 4 de agosto acabó con la vida de 158 personas, hirió a más de 6000 y destruyó parte de la ciudad mediterránea, coronando meses de deterioro político y económico y provocando airados llamados a la dimisión de todo el gobierno.

"Todo el régimen debe cambiar. No habrá diferencias si hay un nuevo gobierno", dijo Joe Haddad, un ingeniero, a la agencia Reuters. "Necesitamos elecciones rápidas". El primer ministro, Hassan Diab, dijo el sábado que pedirá el adelanto de las elecciones parlamentarias.

Coronavirus: casi 100 mil niños dieron positivo en EE.UU. en las últimas dos semanas de julio

El presidente de Líbano dijo con anterioridad que había material explosivo almacenado desde hacía años de forma insegura en el puerto. Más tarde dijo que la investigación evaluará si la causa fue una interferencia externa, negligencia o accidente.

El gobernador de Beirut dijo que muchos trabajadores extranjeros y conductores de camiones seguían perdidos y se asumía que habían fallecido, lo que complicaba los esfuerzos para identificar a las víctimas.

Agencias Reuters y AFP