Una experta de la Unesco asegura que la inclusión educativa es clave para la paz

Agencia EFE

Cali (Colombia), 11 sep (EFE).- La inclusión en la educación es la clave para construir una sociedad en paz y la herramienta más eficaz para que los 263 millones de niños que no asisten actualmente a la escuela en el mundo lo hagan, dijo este miércoles a Efe en Colombia la subdirectora general de Educación de la Unesco, Stefania Giannini.

En el primer día del "Foro Internacional sobre Inclusión y Equidad en la Educación-Todas y Todos los Estudiantes Cuentan", considerado el encuentro más importante del sector en el mundo y organizado por la Unesco en la ciudad colombiana de Cali (suroeste), la vocera indicó que "no es posible hablar de desarrollo sostenible sin darle la oportunidad a cada menor de descubrir sus talentos y transformar su vida".

Por ello, Giannini comentó que "la educación aporta una fuerza transformativa a la sociedad través de los cambios que se implementan en las metodologías y el contenido que se ofrece en las escuelas y colegios con el objetivo de ayudar a crear ciudadanos del mundo".

Para dar un paso importante en ese sentido el foro, que reúne durante tres días a 600 representantes de Gobiernos, profesores y ONGs de 40 países, ha sido pensando como un espacio de debate e intercambio para promover políticas y prácticas inclusivas en materia de educación.

Este año los asistentes a la cita tienen la mira puesta en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que pretende "no dejar a nadie atrás", toda vez que la reunión es vista como una "oportunidad única" para construir sociedades más inclusivas, justas y equitativas.

Sin embargo, la vocera de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aclaró que sigue habiendo retos enormes para atender la riqueza poblacional que existe "en términos de sexo, edad, raza, origen étnico, estatus migratorio, capacidad, ubicación geográfica y otras características pertinentes para los contextos nacionales".

En ese orden de ideas, la funcionaria consideró que la inclusión debe ser "un imperativo para superar las diferencias y evitar las confrontaciones".

Como parte de esa tarea en la primera jornada del foro se evidenció que es urgente trabajar para que la escuela sea el centro de la comunidad debido a que se considera un lugar en el que todos pueden tener las mismas opciones.

Para lo anterior, Giannini explicó que la Unesco ha implementado una hoja de ruta en la que los Gobiernos deben adoptar marcos normativos definitivos en los que quede de manifiesto un "cambio de paradigma" en el que esté claro quién está excluido, por qué razón y qué se está haciendo para incluirlo en el sistema educativo.

Ese criterio lo comparte el alcalde de Cali, Maurice Armitage, otro de los organizadores del foro junto al Ministerio de Educación de Colombia, para quien "la sociedad nunca será buena mientras que los núcleos sociales no le den la importancia que se merecen las escuelas".

"Mi comunidad es mi escuela" es el programa bandera de la Alcaldía de Cali, que busca darle a los niños y jóvenes un lugar seguro para estudiar.

A la fecha se han invertido 500.000 millones de pesos (unos 147 millones de dólares) en infraestructura y talento humano en las instituciones educativas públicas para beneficio de más de 150.000 estudiantes.

Para Armitage, "dicha educación debe incluir deporte, cultura y buenas instalaciones porque en la medida en la que todos nos volvamos una escuela empezarán a pasar cosas buenas".

El "Foro Internacional sobre Inclusión y Equidad en la Educación-Todas y Todos los Estudiantes Cuentan" celebra en 2019 el 25 aniversario de la Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales, que organizaron conjuntamente la Unesco y el Ministerio de Educación y Ciencia de España en la ciudad de Salamanca.

En esa conferencia se aprobó la "Declaración de Salamanca", en la que se establece el principio fundamental de la "inclusión en la escuela".

De este modo, tanto Giannini como Armitage recordaron que "todos los niños deben aprender juntos, siempre que sea posible, haciendo caso omiso de sus dificultades y diferencias" ya que "las escuelas integradoras deben reconocer las diferentes necesidades de sus alumnos y responder a ellas" para alcanzar un mejoramiento sustancial en el mundo.

Claudia Polanco Yermanos

(c) Agencia EFE