Expectación por la llegada de Lula a la cumbre climática COP27

Sharm el Sheij (Egipto), 16 nov (EFE).- Una multitud de activistas, periodistas y otros participantes de la COP27 abarrotó este miércoles el pabellón del 'Consórcio Interestadual de la Amazónia Legal' esperando ver al presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, quien llegó la jornada previa a la ciudad egipcia de Sharm el Sheij donde se celebra esta cumbre internacional del clima.

El líder brasileño se reunió con diferentes representantes del consorcio y de comunidades indígenas amazónicas para conocer sus reivindicaciones y propuestas para abordar la crisis climática y sus efectos en el país y, en especial, la protección de la Amazonía frente a los excesos de la deforestación indiscriminada y extracción minera de las últimas décadas.

Durante la reunión a puerta cerrada, centenares de personas se concentraron alrededor del pabellón esperando ver a Lula; entre ellos se encontraba la presidenta del Instituto Shirley Djukurna/Anmiga, Shirley Krenak, acompañada de otras representantes de la institución, todas ellas vestidas con trajes tradicionales indígenas.

"Celebramos la elección de Lula porque ahora tenemos muchas posibilidades de diálogo para la protección ambiental del país y luchar por nuestras tierras, que están totalmente amenazadas", afirmó Krenak a EFE.

Entre sus reivindicaciones destacó la protección de los territorios originarios indígenas, algo que "a través del Gobierno del presidente Lula tenemos la posibilidad de dialogar, organizando proyectos para colectivos y pueblos indígenas, exigir respeto y protección de nuestra biodiversidad".

Krenak y sus compañeras corearon a Lula y bailaron una pequeña danza tradicional mientras el presidente electo seguía reunido en el pabellón y decenas de periodistas y cámaras se empujaban en un intento de conseguir la mejor posición para fotografiar al líder en cuanto apareciera en el estrado.

Esta visita es la primera que el político brasileño realiza fuera de su país tras ganar las elecciones presidenciales el pasado día 30 de octubre, y ha sido vista, fundamentalmente por grupos activistas, como la confirmación del regreso de Brasil al consenso global sobre el cambio climático.

Rosa Soto Moreno

(c) Agencia EFE