Exoneran a policía de Miami-Dade de homicidio vehicular en muerte hace cuatro años

·4  min de lectura

Un policía de Miami-Dade, que chocó con otro vehículo en su auto patrulla hace cuatro años y provocó la muerte del hombre que lo conducía fue absuelto por los jurados el jueves después que el abogado del agente criticó al detective principal del caso por pasar por alto posibles pruebas.

Después de unos 90 minutos de deliberación, los jurados absolvieron al agente John Song de los cargos de homicidio vehicular, conducción imprudente y un par de cargos de daño a la propiedad. El accidente de marzo de 2018 en el sur de Miami-Dade ocurrió cuando Song no respetó una señal de pare a casi 80 millas por hora, el doble del límite de velocidad.

Song, veterano de siete años en el momento del choque, había sido suspendido sin sueldo desde que fue acusado formalmente en el choque en Redland, que causó la muerte de Emilio Jesús Vizcaíno y que fue tan violenta que sacó del camino a su Nissan Altima y al auto patrulla, dejándolos junto a un vivero.

El abogado de Song, David Braun, convenció a los miembros del jurado de que su cliente tenía derecho a acelerar y no respetar una señal de pare mientras perseguía a un Lincoln MKX 2008 robado que creía que había sido sustraído dos horas antes durante un robo con allanamiento de morada.

El abogado también criticó al detective principal de homicidios de tráfico de Miami-Dade Mark Martínez, quien admitió no haber escuchado todo el despacho de radio del accidente, que indicaba que Song y otros policías perseguían el Lincoln cuando ocurrió el choque.

“Definitivamente lo habría tenido en cuenta si lo hubiera sabido”, dijo Martínez en el interrogatorio tras ser interrogado por Braun.

La fiscal adjunta Laura Adams no pudo convencer al jurado en la sala de la jueza de circuito de Miami-Dade Ariana Fajardo Orshan de que incluso si Song hubiera estado persiguiendo a un delincuente, eso no le daba derecho a poner en peligro a nadie. La ley estatal permite a los vehículos de emergencia privilegios como el exceso de velocidad y la desobediencia de las señales de pare y los semáforos, pero la ley tiene límites cuando el público está en peligro.

“El desprecio consciente por la seguridad de los demás es imprudencia”, dijo a los jurados durante el alegato final del estado. “Esto no fue un error. Esto fue una decisión consciente”.

El choque que cobró la vida de Vizcaíno y dejó hospitalizados a Song y a un novato al que capacitaba llamado César Echevarry, ocurrió a la 1:24 a.m. del 5 de marzo de 2018, en Southwest 260 Street y 147 Avenue. Song se dirigía al oeste por la 147 cuando chocó contra el Nissan que conducía Vizcaíno. La visión de Song de Vizcaíno mientras se acercaba a la intersección habría estado bloqueada.

La caja negra del vehículo patrulla que registró los instrumentos del coche indicó que Song viajaba a 78 mph justo medio segundo antes del choque. Song y Echevarry fueron aerotransportados al Hospital Jackson Memorial. Ambos se recuperaron. Sin embargo, Echevarry, que declaró brevemente durante el juicio, aún no recuerda el accidente. Song nunca declaró.

Song no fue acusado por la muerte de Vizcaíno hasta noviembre de 2018, más de ocho meses después del accidente. Fue suspendido sin sueldo a principios de 2019. Su orden de arresto indicaba que Song no estaba persiguiendo a nadie o incluso respondiendo a una llamada en el momento del accidente.

Braun, el abogado del agente, recalcó a los jurados la inexactitud de la orden. Les habló repetidamente del Lincoln 2008 y de un Ford Fairlane del mismo año que habían sido robados de una casa de Palmetto Bay menos de dos horas antes del choque.

La llamada inicial salió como un allanamiento de morada, dijo el abogado, lo que hizo creer a Song que estaba persiguiendo a un delincuente violento. Y eso estaba en la mente de Song cuando comunicó por radio que creía haber visto el Lincoln justo antes de atravesar la intersección.

El abogado reprodujo transmisiones de radio justo antes del accidente que indicaban que varios otros agentes también participaron en la persecución del Lincoln, aunque ninguno había encendido las luces .

Al final, los jurados no parecieron dejarse influir por el argumento de Adam de que no importaba si Song perseguía a un delincuente o no, incluso si esto ponía en peligro al público.

“Era una persecución y eso es un punto crítico”, dijo Braun en el cierre. “Ustedes mismos escucharon esas transmisiones de radio”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.