Exministros de Evo Morales dejan Embajada mexicana tras casi un año acogidos

Agencia EFE
·3  min de lectura

La Paz, 6 nov (EFE).- Los exministros bolivianos Héctor Arce y Javier Zavaleta, que formaron parte del último Gobierno del expresidente Evo Morales, abandonaron la residencia de la Embajada de México en La Paz donde han permanecido casi un año acogidos para eludir sendas órdenes de detención en su contra.

Arce y Zavaleta son las dos primeras personalidades del último Gobierno de Morales en revelar que han abandonado la residencia de la Embajada mexicana en Bolivia, donde se refugiaron hasta cinco exministros y otros funcionarios de menor rango tras la crisis política desatada a raíz de las elecciones anuladas de octubre de 2019.

A la sede diplomática de México llegaron el 11 de noviembre del año pasado, después de que Evo Morales anunciara su renuncia denunciando un golpe de Estado en su contra y saliera de Bolivia en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana, y allí esperaron durante casi un año por salvoconductos que les permitieran dejar Bolivia.

Ambos exministros salieron de su refugio una vez que el Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales, haya recuperado el poder con la rotunda victoria en las elecciones del 18 de octubre de Luis Arce, que este domingo asumirá la Presidencia de Bolivia para los próximos cinco años.

ÓRDENES DE CAPTURA CANCELADAS

Tras el triunfo electoral de Arce, la Justicia retiró las órdenes de captura contra Arce y Zavaleta para que se defiendan en libertad mientras siguen las investigaciones.

En un mensaje publicado este viernes en sus redes sociales en compañía de una foto del reencuentro con su familia, Arce anunció que había salido de la residencia de México el martes tras retirar su solicitud de asilo diplomático.

El exministro de Justicia está investigado por la Fiscalía por el presunto fraude electoral de las elecciones anuladas el año pasado, que habían otorgado a Morales la victoria para un cuarto mandato consecutivo.

Arce explicó que tras casi un año en la residencia de la embajada pudo recobrar la paz y la tranquilidad que se le habían arrebatado "injustamente".

"Es imposible describir lo que he sentido durante estos más de once meses, durante este año de encierro, soledad y desazón, siendo absolutamente inocente", manifestó.

SALIERON ENTRE MARTES Y JUEVES

Por su parte, Zavaleta informó el jueves por la noche que también había dejado la residencia de la Embajada de México tras conversar con el agregado de Negocios de esa misión diplomática.

El exministro de Defensa está imputado por terrorismo y sedición tras sus declaraciones en noviembre de 2019, cuando afirmó que el país estaba por contar los muertos por docenas, en el contexto de las manifestaciones contra el supuesto fraude electoral.

"Recuperar la libertad es algo indescriptible, no solo por el contacto con otras personas o en la calle, sino por estar con la familia. Se siente más tranquilidad", señaló Zavaleta al canal de televisión PAT.

Otro exministro también refugiado en la residencia de la Embajada mexicana y al que también se le retiró la orden de captura en su contra es Juan Ramón Quintana, también denunciado por terrorismo.

(c) Agencia EFE