El exmilitar rebelde nacionalista Antauro Humala aspira a presidir y refundar Perú

·3  min de lectura

El exmilitar Antauro Humala, líder de una corriente nacionalista de Perú y quien estuvo preso por encabezar una asonada contra el gobierno constitucional en 2005, anunció este este martes que se postulará a la Presidencia para refundar la república.

"Perú necesita un cambio en su concepción como República, que está muriendo" después de 200 años de independencia de España, aseveró este exmayor del Ejército y hermano del expresidente Ollanta Humala (2011-2016).

"Hemos abandonado la vía rebelde para llegar al poder, vamos por la vía convencional y competir" en las elecciones por la presidencia, aseguró en una conferencia con la Asociación de Prensa Extranjera, la primera desde que salió de prisión el pasado 20 de agosto.

"Quiero tener la oportunidad de dirigir los destinos de mi país, voy a hacer lo posible para ser presidente de Perú", remarcó Antauro Humala, de 59 años, quien fue liberado en forma anticipada tras pasar 17 años y medio en prisión por la revuelta contra el gobierno del presidente Alejandro Toledo (2001-2006), que dejó seis muertos.

También encabezó el Levantamiento de Locumba del 29 de octubre de 2000 junto a su hermano Ollanta, quien entonces era comandante del Ejército, para exigir la renuncia del presidente Alberto Fujimori (1990-2000) tras su segunda reelección.

Aunque ahora Antauro y Ollanta -quien fundó junto a su esposa Nadine Heredia el Partido Nacionalista Peruano- son rivales políticos.

- "Orgullo étnico" -

"No nos regimos por conceptos ideológicos de derecha e izquierda, sino por el globalismo versus el nacionalismo", dijo Antauro Humala, quien abogó por "inyectar orgullo étnico y cultural por nuestra raza cobriza", la población predominante en el país.

El exmilitar profesa el "etnocacerismo", una variante nacionalista que exalta a los pueblos andinos de Perú y al imperio inca.

"El vínculo sanguíneo determina la nacionalidad, la hegemonía de la raza cobriza debe primar" indicó al explicar su proyecto político "etnonacionalista".

El "etnonacionalismo" o "etnocacerismo" fue fundado por Ollanta, Antauro y su padre Issac Humala, un abogado y antiguo militante comunista en la década de 1980.

Antauro Humala rechazó cualquier comparación con el nacional socialismo del dictador Adolf Hitler, cuyas ideas racistas y supremacistas condujeron a la persecución y exterminio de los judíos en Alemania y Europa durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

"La diferencia con el nacional socialismo de Hitler es que él decía que la raza aria, que estaba en la cima (de la sociedad), debía dominar el mundo, nosotros decimos que la raza cobriza está en el sótano", afirmó Antauro Humala.

"No es lo mismo porque ellos se sentían superiores, (nosotros) queremos hacer humanismo con la raza cobriza", acotó el exmayor.

Consideró "injusto" al Holocausto aunque reprochó que "tanto nos golpeamos el pecho por seis millones de muertos, ¿y (qué decimos de) los 20 millones de indios muertos en Estados Unidos?".

Respecto a los derechos de las minorías, dijo que "la agenda LGTBIQ no está entre sus prioridades".

"No tengo nada contra los gays, en castellano se les llama maricones, (pero) el pudor es importante. Yo me siento agredido cuando un hombre me desea".

- Fusilar expresidentes -

En tanto, Antauro Humala propone fusilar a los exmandatarios que hayan incurrido en corrupción.

"Hay que considerar como traición a la patria a la alta corrupción presidencial, para su sanción con la pena capital por fusilamiento", declaró.

En esa categoría figuran potencialmente el presidente Pedro Castillo y los exmandatarios Alejandro Toledo (2001-2006), Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) y su propio hermano Ollanta.

En efecto, el exmandatario fue puesto en prisión preventiva en julio de 2017 tras entregarse voluntariamente luego de ser acusado de lavado de activos y asociación ilícita en el caso Lava Jato. El Tribunal Constitucional resolvió su liberación en abril de 2018 y su proceso prosigue con él en libertad.

El expresidente Alan García (2006-2011), también investigado, se suicidó en 2019 antes de ser detenido por la policía.

Todo ellos, salvo Castillo, están investigados por el escándalo de corrupción Odebrecht.

ljc/yow