Exmiembro de las Brigadas Rojas reclamado por Italia, liberado bajo control judicial

·2  min de lectura
Folletos de propaganda de las Brigadas Rojas de Italia en los que se anunciaba el asesinato del ex primer ministro italiano Aldo Moro, en Milán, el 27 de marzo de 2012

Un exmiembro de las Brigadas Rojas, reclamado por Italia donde fue condenado por terrorismo, fue liberado y puesto bajo control judicial el martes en Francia en espera del examen de un proceso de extradición que podría durar varios años, informó una fuente judicial.

Maurizio Di Marzio, de 61 años, fue detenido el lunes antes de ser presentado el martes ante la corte de apelaciones de París.

"La fiscalía general notificó a Di Marzio la petición de extradición y la orden de captura europea" lanzada por Italia en su contra y luego el exmilitante de extrema izquierda "fue puesto bajo control judicial", precisó esta fuente.

Di Marzio no puede salir de Francia y tiene la obligación de "entregar sus documentos de identidad y presentarse dos veces por mes en la comisaría", agregó esta fuente.

La orden en su contra le será notificada el miércoles en una breve audiencia pública.

La validez de la orden de captura europea expiraba el 10 de mayo, por lo que huyó antes de la redada de fines de abril contra otros nueve exmilitantes de extrema izquierda reclamados por Italia.

Di Marzio no era buscado activamente por las autoridades francesas, indicaron en junio a la AFP fuentes cercanas del caso.

Pero el 8 de julio, la corte da apelaciones de Roma consideró que la orden no había prescrito, decisión considerada "oportunista" por su abogada y contra la que se presentó una apelación.

Todos los exmilitantes, que rehicieron su vida en Francia, son reclamados por la justicia italiana a causa de una condena, que ellos cuestionan, por estar implicados en varios atentados en su país durante los años 1970-80.

Maurizio Di Marzio es reclamado para que cumpla la pena que le resta, cinco años y nueve meses de una pena total de 14 años, por su papel en la tentativa de secuestro en 1982 de un viceprefecto de policía de Roma, Nicola Simone, gravemente herido en el ataque.

Llegado a Francia a comienzos de los años 90, tras haber purgado seis años de cárcel en este caso, ya fue detenido en 1994, pero el procedimiento de extradición fue interrumpido.

La corte de apelaciones dará un veredicto el 29 de septiembre sobre la validez de las demandas de extradición de los nueve militantes, siete hombres y dos mujeres de entre 63 y 77 años, que se encuentran también en libertad bajo control judicial.

mk/bl/ctx/vk/fjb/eg/tjc

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.