El exjefe de Renault y Nissan Carlos Ghosn está en Beirut

Carlos Ghosn durante una rueda de prensa en París en septiembre de 2017 (AFP/Archivos | ERIC PIERMONT)

El expresidente ejecutivo de Renault y Nissan Carlos Ghosn, quien se encontraba bajo arresto domiciliario en Japón, donde debía ser juzgado en 2020 por malversaciones financieras, llegó el lunes a Líbano, informaron fuentes de seguridad libanesas a la AFP.

"Ghosn llegó el lunes al aeropuerto de Beirut", indicó a la AFP esta fuente de seguridad. Otro responsable libanés confirmó a la AFP esta información y añadió que "la manera en la que se fue de Japón no está clara".

Según un periódico libanés que publicó la información, el exjefe de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, con triple nacionalidad francesa, libanesa y brasileña, llegó a Beirut en un avión procedente de Turquía.

Carlos Ghosn fue arrestado cuando aterrizó en Tokio el 19 de noviembre de 2018 y está acusado de abuso de confianza y de ocultamiento de ingresos. El juicio está previsto en 2020.

Estuvo detenido durante varios meses en Japón antes de ser liberado bajo fianza una primera vez en marzo de 2019. Volvió a ser arrestado a principios de abril y liberado bajo fianza y bajo condiciones estrictas a finales de abril.

Desde su arresto, sus abogados y familiares han criticado las condiciones de detención y la forma en la que la justicia japonesa lleva a cabo el procesamiento.

"Carlos Ghosn no intenta rehuir sus responsabilidades pero huye de la injusticia del sistema japonés", explicó a AFP una fuente cercana al caso que quiere conservar el anonimato.

Elogiado durante años en Japón por haber participado en la renovación de Nissan, Carlos Ghosn denunció últimamente un "complot" por parte de Nissan para impedir un proyecto de integración reforzada con Renault.

Las condiciones de libertad del exmagnate especifican que sus pasaportes están en poder de sus abogados, garantes del respeto de las normas impuestas por la justicia.

Su arresto domiciliario en Tokio le permitía viajar dentro de Japón, pero el tiempo que se ausentaba del domicilio estaba regulado.

Carlos Ghosn y sus abogados se quejaban de que desde su segunda liberación en abril lo seguían constantemente. Inicialmente acusaron a oficiales de la fiscalía.