Exjefe de Pemex ligado a Odebrecht detenido en España acepta extradición a México

1 / 3

El exdirector de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya, es trasladado por la policía española en Marbella, el 13 de febrero de 2020

El exdirector de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya, es trasladado por la policía española en Marbella, el 13 de febrero de 2020 (AFP/Archivos | JORGE GUERRERO)

Emilio Lozoya, exdirector de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y cercano al expresidente Enrique Peña Nieto, aceptó ser extraditado de España a México para ser investigado por el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, informó este martes la Fiscalía.

El exejecutivo fue detenido el pasado 12 de febrero en Málaga y es el funcionario mexicano de mayor nivel que ha sido involucrado en los sobornos que habría pagado la empresa brasileña a cambio de futuros contratos públicos.

Lozoya presentó el lunes ante la justicia española su "consentimiento expreso para ser entregado a las autoridades mexicanas ofreciendo su colaboración para establecer y esclarecer los hechos que le han sido imputados", dijo en un mensaje a la prensa el fiscal general, Alejandro Gertz.

Explicó que en cuanto sea puesto a disposición de la justicia mexicana, Lozoya será trasladado en un avión oficial "con el objeto de cumplir con todas las previsiones de seguridad, salud y de control".

El exfuncionario era buscado desde julio de 2019, cuando un juez emitió una orden de captura para ser investigado por la compra de una maltrecha planta de fertilizantes por la que se pagaron 500 millones de dólares, precio considerado excesivo en el sector.

Por ese hecho también es indagado el empresario Alonso Ancira, cuya extradición a México consideró procedente la justicia española el pasado 28 de mayo.

Ancira, en libertad condicional, aún puede presentar un recurso contra esa decisión.

A Lozoya también se le investiga por "delitos patrimoniales", indicó Gertz, al precisar que esta indagatoria se abrió en enero de 2017, durante el gobierno de Peña Nieto (PRI, 2012-2018), sin que se avanzara en la misma.Según investigaciones periodísticas y testimonios de colaboradores de la justicia brasileña, Lozoya habría recibido sobornos millonarios de Odebrecht, que habrían sido destinados a la campaña presidencial de Peña Nieto, en la que se desempeñaba como encargado de asuntos internacionales.Esos pagos habrían buscado favorecer a Odebrecht en futuras licitaciones, ya que Peña Nieto se perfilaba como candidato ganador.El caso de Lozoya está en manos de la alta jurisdicción a cargo de las extradiciones de la Audiencia Nacional Española.El exdirector de Pemex se encuentra recluido en una cárcel de Madrid.