Exjefe financiero de la Organización Trump se declara culpable por fraude fiscal

·2  min de lectura
© Curtis Means / Reuters

Allen Weisselberg se declaró responsable de conspiraciones de la empresa durante años en materia impositiva. El hombre de 75 años, que trabajó un largo tiempo para el expresidente Donald Trump, recibirá una sentencia de cinco meses de cárcel, cinco de libertad condicional y una multa de dos millones de dólares.

Este jueves 18 de agosto las autoridades anunciaron que Allen Weisselberg, el exdirector financiero de la Organización Trump, admitió su culpabilidad en una trama de fraude de larga data realizada por la empresa del magnate.

El ejecutivo de 75 años, considerado uno de los ‘soldados’ más fieles de Donald Trump, concretó un acuerdo con la Fiscalía para ser sentenciado a cinco meses de cárcel, un quinquenio de libertad condicional y un pago de alrededor de dos millones de dólares.

A cambio, se declaró culpable de los 15 cargos por los que estaba imputado, que comprenden fraude fiscal, conspiración y falsedad documental. Aceptó que, en total, embolsó 1,7 millones de dólares libres de impuestos.

En tanto que también dio su compromiso para declarar –en caso de ser necesario- durante el juicio por fraude fiscal que recae contra la Organización Trump y que iniciará el próximo 24 de octubre.

Alvin Bragg, fiscal de Manhattan, dijo en un comunicado que “Weisselberg admitió ante la Corte que usó su posición para estafar a los contribuyentes y enriquecerse” y esto “implica directamente” a la compañía “en una amplia gama de actividades delictivas”.

El letrado recalcó que el testimonio del exjefe financiero tendrá un “valor incalculable” para los litigios futuros contra la Organización Trump, cuyas investigaciones siguen en curso.

La firma de Trump quedó en la mira el pasado verano por operar durante más de 15 años en una trama de evasión impositiva, donde le liquidaban a los ejecutivos ilegalmente en concepto de compensaciones para que pudiesen reducir su pago de impuestos.

Según reconoció Wisselberg, esas personas recibían sueldos más pequeños –lo que bajaba sus tributos- y, por otro lado, percibían compensaciones no notificadas adecuadamente, como alojamiento, matrículas para colegios privados y pagos en efectivo.

Esta causa es una consecuencia de las numerosas investigaciones que rondan la Organización Trump, pero en ninguna está involucrado –por ahora- el expresidente de Estados Unidos, que sí tiene indagaciones por negocios personales, acciones como mandatario y luego de su etapa en la Casa Blanca.

Trump tiene una investigación por las prácticas empresariales de su compañía, algo por lo que debió declarar ante la Fiscalía General de Nueva York, pero se guardó silencio.

En tanto que también es seguido por demandas relacionadas con el ataque al Capitolio en enero de 2021 y recientemente el FBI revisó su mansión en Florida buscando documentos clasificados que supuestamente extrajo al dejar el poder.

Con EFE