Cuando no exista, quiero asegurarme de que mi hijo tendrá un futuro. Boxeador cubano revela el motivo de su decisión

Nada como la paternidad para impulsar una meta en la vida. Eso bien lo sabe Osvel Caballero, quien no tuvo dudas en romper con parte importante de su trayectoria para iniciar un capítulo diferente en su carrera, siempre pensando en el futuro de su hijo pequeño.

Por ese hijo y por su familia, Caballero, medallista de bronce mundial en el 2021, decidió no volver a Cuba al finalizar su tercera presentación como profesional en México bajo la bandera de las autoridades deportivas de la isla y la empresa Golden Ring.

Por estos días, Caballero vive inmerso en un gimnasio de la nación azteca donde ultima los detalles de su debut y prepara, junto a su equipo de trabajo, los próximos pasos que habrán de darle ese porvenir seguro que suena para ese hijo que se quedo atrás, pero al que ansía ver más temprano que tarde.

¿Qué estás haciendo por estos días en cuanto al boxeo?

“Estoy entrenando, manteniendo la física, el ritmo. Soy un deportista que se basa en el ritmo. Estamos haciendo nuevos planes y proyectos con el promotor para empezar a trabajar con la visión puesta en lo que queremos’’.

¿Te arrepientes del paso que diste?

“Cada paso que uno da primeramente debe analizarlo, ver qué trae para su vida, ver si le conviene o no le conviene. Me siento contento. Es un paso que di por mi familia, por mi hijo pequeño. Una nueva oportunidad para darle a mi hijo en su crecimiento y es una nueva oportunidad para mí en otro estilo de vida como profesional’’.

¿Te costó trabajo tomar la decisión?

“Yo tenía ya las cosas pensadas. Las cosas no se hacen a lo loco. Tenía planificado la manera en que me saldría, bien organizado en mi mente. Solo era esperar el momento adecuado para dar el paso’’.

Tres victorias como profesional, ¿te llenan de confianza?

“Mi confianza nace de la técnica, porque en eso se basa el boxeo amateur, pero tenía algo pendiente que era el tema físico porque no estaba adaptado a trabajar tantos rounds con la exigencia que lleva una pelea. Había que hacer un cambio general. En lo amateur hay que tirar combinaciones. Son solo tres asaltos. En lo profesional es más larga la exigencia’’.

¿Seguías al boxeo profesional cubano en Estados Unidos?

“Sí, cuando yo estaba en Cuba, en provincia, los veía a ellos y me decía que si ellos podían hacerlo, pues yo también. Solamente debía insistir y no abandonar mis proyectos porque el momento iba a llegar. Así como ellos llegaron, también yo puedo llegar a otro nivel. Con disciplina, responsabilidad, dedicación y amor por lo que hago voy a llegar. Si haces las cosas con amor, te entregas a fondo y Dios obra a tu favor’’.

¿Cómo ves este momento del boxeo profesional cubano en Estados Unidos?

“Cada cual lucha por sus sueños, cada cual tiene metas y cosas que cumplir, cada cual toma decisiones personales. No sé los pensamientos de cada uno, pero si todos estamos buscando un nuevo futuro mediante el boxeo para nuestras familias, una mejor vida para nuestras carreras. Es un gran momento porque somos figuras jóvenes con hambre de triunfar en el boxeo y en la vida’’.

¿De dónde sale tu convicción de que serás un rey del boxeo profesional?

“La fe que tengo yo es más grande que todo. La fe en Dios es lo que más me ha movido desde el principio y mi familia, sobre todo mi hijo que nació hace poco, mi familia. Son mi inspiración. Por ellos es que tomé esta decisión. No pienso en mí solamente, sino en mi familia y mi hijo. Quiero asegurarme de que cuando me retire, cuando no exista, saber que hice algo por mi hijo para ponerlo en un lugar donde él pueda decidir qué hacer y tenga un futuro’’.

¿Cuándo vengas a pelear acá, que deseas que el público aprecie de ti?

“Que se diviertan. La gente va a ver deportes porque quiere divertirse y sentirse a gusto con lo que están viendo, van a relajarse y sentirse liberados. Quiero que cuando vayan a verme disfruten de un buen espectáculo’’.