Exiliados cubanos en Miami están preocupados por la venta de Radio Mambí | Editorial

·4  min de lectura
C.M. Guerrero/el Nuevo Herald

Quizá haya un cambio en el horizonte para el conocido mercado de la radio en español de Miami. Pero los exiliados cubanos ya se están preparando para contraatacar.

Un grupo de inversionistas latinos ofreció la semana pasada $60 millones para comprar la emisora de radio más conocida de Miami de la llamada radio cubana, Radio Mambí, entre otras emisoras en español de todo el país.

Radio Mambí es una de las 18 emisoras de AM y FM que está vendiendo la cadena TelevisaUnivisión, y el grupo mediático, que está comprando las emisoras de Miami, Nueva York, Los Ángeles y Las Vegas, es la recién creada Latino Media Network.

Es elogiable que los nuevos propietarios de la red digan que quieren mantener las emisoras en manos latinas, pero esta vez hay algo diferente. Se trata de Miami, por lo que entra en juego la política.

La composición de los nuevos propietarios es única para el mercado de Miami. Dos emprendedoras sociales latinas, Stephanie Valencia y Jess Morales Rocketto, lanzaron Latino Media Network y la describieron a la revista Forbes como una “empresa de creación de contenidos de nuevos medios, incubación de talentos y distribución, destinada a llegar al mercado hispano, centrada inicialmente en el audio”.

Pero la larga lista de inversionistas de Latino Media Network está compuesta en su mayoría por demócratas, desde celebridades como la actriz y activista Eva Longoria hasta George Soros, un multimillonario liberal odiado por los republicanos, pasando por la ex presentadora de Univisión María Elena Salinas y el ex presidente del Miami Dade College Eduardo Padrón. Algunos viven en la Florida, muchos no.

Pero aunque la mayoría de los hispanos del país son demócratas, los cubanos de mayor edad, la audiencia principal de la emisora, y muchos jóvenes cubanoamericanos son republicanos acérrimos y les gusta que su radio esté del lado “correcto”.

Su inclinación republicana se debe a la denominada “traición” del presidente John F. Kennedy a los exiliados cubanos durante la invasión de Bahía de Cochinos en 1961 y a su fuerte postura anticomunista debido al sufrimiento causado por la revolución de Fidel Castro en 1959.

Así que el componente político en la venta de la emisora es alarmante para la audiencia del exilio cubano con tendencia conservadora de Radio Mambí.

Cuando la FCC estudie la venta para su aprobación, es probable que ese ángulo político se convierta en un factor.

El lunes, los oyentes de Radio Mambí tomaron las ondas de la emisora para expresar su preocupación de que el verdadero objetivo de esta compra sea silenciar a los exiliados cubanos republicanos, un grupo poderoso que casi le cuesta el condado al presidente Joe Biden .

La personalidad de Radio Mambí Ninoska Pérez abrió las líneas telefónicas de su programa en la tarde y se vio inundada de oyentes que pedían que se impidiera la venta.

“La gente que escucha esta emisora debe darse cuenta de que esta compra es un intento del Partido Demócrata y del presidente Biden de silenciarnos”, dijo un oyente. “Debemos idear un plan B”.

Pérez dijo a la audiencia que el talento de la estación fue informado de que no habrá grandes cambios.

Los índices de audiencia siguen siendo una preocupación para los nuevos propietarios. Durante décadas, las emisoras en español han tenido éxito donde la radio en inglés a veces fracasaba. Esto se debe a que los oyentes son fieles durante todo el día a la emisión, y consideran a las personalidades de la radio como celebridades locales. Nombres como Pérez, Óscar Haza y Tomás Regalado son muy conocidos. En años anteriores, también lo eran Armando Pérez Roura, Tomás García Fuste y Martha Flores.

Escúchelos y sabrá que a la fiel audiencia de la radio de Miami le encanta la charla política.

También es cierto que los monstruosos índices de audiencia y el apogeo de la radio en español en Miami, en los años 70, 80 y 90, hace tiempo que terminaron. Sus batallas por las ondas con Castro y el gobierno cubano fueron legendarias entonces. Y al igual que otros medios de comunicación, sin importar el idioma, la radio en español ha visto disminuir su audiencia, especialmente a medida que disminuye la comunidad de exiliados cubanos de Miami, que una vez fue su principal audiencia.

Y en la actual atmósfera política, muchas emisoras en español están siendo señaladas por su falta de responsabilidad, acusadas, en gran parte por los demócratas, de difundir desinformación que cae en el juego de la ideología conservadora.

El año pasado, un informe de Prospero Latino, una empresa de comunicaciones, y Florida Rising, una organización progresista, señaló tres programas de Radio Mambí como los más “atroces”. Los demócratas, y su percibida inclinación hacia la izquierda, son a menudo señalados en las conservadoras ondas de radio en español de Miami, muy al gusto de su audiencia.

Y ahí estará el reto para los nuevos propietarios, encontrar su audiencia. Eso, y mantener ellos mismos su lado de la historia basado en hechos y creíble.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.