Exigen a Salud acciones contra la viruela símica

·2  min de lectura

Alelhí Salgado

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 11 (EL UNIVERSAL).-Con el cierre simbólico de la Secretaría de Salud (Ssa), organizaciones civiles a favor de los derechos sexuales de la comunidad LGBTTTIQ+ protestaron ante lo que consideraron la inacción de los servicios de salud pública frente al incremento de casos de viruela símica en México.

Disfrazados de monos y llenos de pústulas creadas con maquillaje, exigieron un plan de acción eficaz para prevenir mayor expansión del brote, el cese de la entrega de falsos negativos por parte del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica (InDRE) ante la toma de muestras de diagnóstico y la compra inmediata de vacunas.

"Vacuna sí, viruela no", gritaron integrantes del colectivo

VIHve Libre mientras bloqueaban el cruce de las avenidas Masaryk y Horacio, en la alcaldía Miguel Hidalgo.

"La OMS reporta un incremento semanal de 47% en casos; aun con estos datos, las autoridades de México no quieren accionar para que la infección no se disemine más allá de hombres que tienen sexo con otros hombres y población vulnerable", dijo Alaín Pinzón, director del colectivo a EL UNIVERSAL.

Los manifestantes también lanzaron engrudo rosa al edificio para simbolizar las pústulas correspondientes a los síntomas de la enfermedad.

Advirtieron que las manifestaciones continuarán hasta que el gobierno federal desarrolle un plan de acción eficaz, garantice diagnósticos reales y sensibilice al personal médico que atiende a los pacientes para eliminar la discriminación.

De forma paralela, las organizaciones señalaron que han creado campañas para informar y distribuir tratamiento entre los infectados ante la inacción del gobierno federal.

Con ayuda de especialistas e infectólogos aliados de la organización, que ayuda a personas seropositivas, diseñaron folletos en los que desarrollan de forma sencilla temas como la transmisión, prevención y tratamiento.

"Vamos a hacer lo que sea necesario hasta que nos escuchen. Nuestras vidas no son un juego", puntualizaron.