Exigen protección y pago extra a "trabajadores esenciales" de supermercados

Agencia EFE
·3  min de lectura

Denver (CO), 16 dic (EFE News).- Sindicalistas, líderes religiosos, dirigentes comunitarios de varios estados y miembros del Congreso federal pidieron este miércoles en actos separados que las grandes corporaciones de supermercados restauren las medidas de protección personal y el pago extra por “trabajo peligroso” a los empleados de esos establecimientos.

En Estados Unidos, según el Buró de Estadísticas Laborales (BLS), unos 2,6 millones de personas trabajan en tiendas de alimentos, y por lo menos 20 % son hispanos.

A la vez, aunque en el inicio de la pandemia de covid-19 esos empleados recibían un pago adicional de 2 dólares por hora por ser considerados “trabajadores esenciales”, muchos de ellos dejaron de percibir ese beneficio el 17 de mayo pasado. Y las grandes cadenas de supermercados ya no limitan el número de clientes dentro de las tiendas como antes lo hacían.

Por eso, en Denver, miembros del Local 7 del Sindicato Unido de Trabajadores de Alimentos y Comercios (UFCW), junto con Colorado por el Bien Común (CCG) y el representante federal Jason Crow, pidieron esta mañana que grandes corporaciones como Kroger y Albertsons-Safeway “implementen condiciones de trabajo más seguras” para los empleados.

“Tanto los trabajadores como los clientes de las tiendas de alimentos están en riesgo por el nuevo brote de covid-19 en Colorado y en todo el país. Estamos preocupados por la seguridad de los trabajadores esenciales”, dijo Marilyn Winokur, copresidenta de CCG.

“En estos días se dice que ‘En esto estamos todos juntos’. Es nuestra esperanza que las corporaciones lucrativas puedan vivir según esas palabras aspiracionales”, agregó.

Colorado se sumó así a iniciativas similares en Wyoming y en el estado de Washington, que a su vez reflejan medidas y propuestas ya presentadas en California y otros estados que buscan que los trabajadores de supermercados reciban protección y pagos adecuados.

Esos pedidos cuentan con el respaldo del senador Bernie Sanders, quien el lunes envió una carta a Rodney McMullen, gerente general de Kroger, pidiéndole que reinicie el pago extra a los 42.000 empleados de sus supermercados, que exija el uso obligatorio de cubrebocas y que limite estrictamente el número de personas dentro de los establecimientos.

Sanders también pidió que los supermercados establezcan horarios de trabajo que incluyan suficientes momentos de descanso para que los trabajadores puedan desinfectarse y para que el personal de limpieza desinfecte las tiendas.

Las movilizaciones y los pedidos surgieron en respuesta al anuncio hecho hace dos días por la Asociación Nacional de Supermercados (NGA) sobre el inicio de una campaña en varias plataformas para atraer nuevos empleados, específicamente aquellos “desplazados de otras industrias” debido a la pandemia.

Según el comunicado de la NGA, los supermercados “necesitan ayuda adicional porque ha aumentado notablemente la demanda de alimentos ya preparados y para consumir en los hogares”.

La nueva campaña, principalmente en redes sociales, busca “conectar directamente a los interesados con supermercados independientes en todo el país”.

En ese contexto, Winokur sostuvo que las grandes corporaciones deben “expandir las protecciones para los trabajadores de supermercados que arriesgan su salud para alimentar a nuestras familias”.

Desde el inicio de la pandemia, según UFCW, cuando menos 238 empleados de supermercados fallecieron por complicaciones relacionadas con el coronavirus y otros 29.000 contrajeron la covid-19, aunque esas cifras podrían ser mucho mayores porque no incluyen datos de noviembre y diciembre.

(c) Agencia EFE