Exigen en Oaxaca justicia para Aidé y reclasificación del delito

·4  min de lectura

OAXACA, Oax., julio 10 (EL UNIVERSAL).- Aidé Hernández caminaba rumbo a su casa en el Fraccionamiento el Rosario el 28 de junio pasado, alrededor de las 21:00 horas, cuando varios hombres la atacaron con un arma de fuego y le dispararon en el rostro.

Los vecinos de la unidad habitacional, ubicada en San Sebastián Tutla, municipio conurbado a la ciudad de Oaxaca, refieren que esa noche escucharon las detonaciones del arma de fuego y los gritos de la mujer, quien ya se encontraba a escasos metros de su domicilio.

En la zona en que ocurrieron los hechos, la iluminación es escasa, constató EL UNIVERSAL. Fue gracias a las áreas oscuras que los responsables lograron huir tras cometer el crimen, narran los vecinos.

Para auxiliarla, fue solicitada una ambulancia al número de emergencias, pero los paramédicos llegaron mucho tiempo después, de acuerdo con los testimonios de las personas que estuvieron presentes.

Desde el día del ataque, Aidé Hernández fue llevada a un hospital, en donde permanece bajo cuidados intensivos hasta el cierre de esta edición.

Un día después de la agresión, la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) notificó a través de un comunicado que inició una carpeta de investigación del caso, por el delito de tentativa de homicidio en contra de quien o quienes resulten responsables. Activistas que se han sumado al llamado de "Justicia para Aidé" en redes sociales y espacios físicos. Señalan que lo que sucedió la noche del jueves, cuando la mujer fue atacada antes de llegar a su hogar, debe ser considerado como tentativa de feminicidio, no de homicidio.

En 2012, el Congreso del estado aprobó las reformas al Código Penal estatal que tipifican el delito de feminicidio y lo sancionan con 40 a 60 años de prisión. Tras la modificación al artículo 411 de esa normatividad, Oaxaca se convirtió en la entidad número 15 en aprobar esta figura como delito penal.

Entre los apartados de la reforma se incluye que para ser considerado como feminicidio, o en este caso tentativa, el ataque debe perpetrarse en un lugar público.

Además, considera como elemento de tipo penal que la víctima haya recibido amenazas.

De acuerdo con familiares, Aidé Hernández recibió amenazas antes del ataque; sin embargo, el miedo no le permitió interponer una denuncia legal. Los elementos no fueron considerados por la fiscalía para la tipificación del delito.

En el año 2020, Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad en Oaxaca realizó un análisis en el que concluyó que el delito de tentativa de feminicidio constituye 10% de la violencia familiar que se ejerce contra las mujeres.

De acuerdo con el reporte, este tipo de violencia "pone en muy alto riesgo la integridad física de las mujeres víctimas, aunque el resultado final no haya sido el feminicidio, pues de acuerdo con los datos analizados, 40% de las agredidas fueron amenazadas de muerte; 12%, pudieron morir asfixiadas por sus victimarios; 36%, fueron agredidas con arma blanca y 21%, sufrieron lesiones en el cuerpo causadas por disparos".

En el conteo de 2022, suman 33 casos en los que los agresores, todos ellos hombres, golpearon e hirieron a sus exparejas, conocidas o familiares hasta dejarlas malheridas. De este número, consorcio considera que tres fueron intentos de feminicidio, mismos que tuvieron lugar en municipios de los Valles Centrales, como San Andrés Huayápam, Oaxaca de Juárez o San Sebastián Etla.

Ni la fiscalía ni el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) han hecho pública la información sobre los intentos de feminicidio que se han registrado en la entidad.

Sin embargo, el SESNSP detalla en su informe más reciente, que abarca de enero a mayo de 2022, que en Oaxaca hay un registro de mil 684 llamadas de emergencia recibidas por casos de violencia contra mujeres.

En tanto, la instancia cuenta con un registro de 675 lesiones dolosas contra mujeres, reportadas en el periodo mencionado, así como la suma de 18 feminicidios, 51 homicidios dolosos y 69 homicidios culposos.

El Grupo de Estudios Sobre la Mujer Rosario Castellanos puntualiza de su lado que hasta el 6 de julio pasado, 75 mujeres han sido asesinadas de manera violenta en la entidad; 56 de estos crímenes fueron cometidos con armas de fuego.

Por otro lado, familiares de Aidé Hernández señalan que desde el ingreso de la víctima al hospital, su estado de salud se reporta como grave.

Debido a la dimensión de las lesiones que ocasionó la bala, le fue inducido el coma y permanece en cuidados intensivos.

Asimismo, familiares se han pronunciado en espacios públicos, como la Mercadita Feminista y Abortera convocada por La Campamenta, colectiva dedicada a la promoción de los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y disidencias sexuales en la entidad.

En este evento, las activistas hicieron un llamado a visibilizar el caso de Aidé y a acuerpar las actividades que se realizan para exigir justicia y celeridad en la investigación del caso.

El viernes pasado, familiares y activistas encabezaron una bordada de protesta para exigir justicia en el caso de Aidé Hernández. "Cualquier gesto nos da fortaleza para comenzar en este camino que muchas familias tenemos que dar exigiendo justicia por nuestros seres amados", dijeron.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.