Exigen justicia en Toluca por la muerte de su hija Fernanda

·2  min de lectura

TOLUCA, Méx., julio 10 (EL UNIVERSAL).- Este sábado Magdalena Velarde acudió al centro de Toluca para encabezar una jornada cultural y de denuncia como parte de las acciones conmemorativas del feminicidio de su hija Fernanda Sánchez Velarde, cometido hace ocho años.

Acompañada por diversas colectivas feministas y los familiares de la joven asesinada a los 18 años de edad, así como su esposo y sus nietos, Magda demandó justicia y una eficaz estrategia de seguridad para las mujeres en el Estado de México.

Recordó que espera una sentencia a prisión vitalicia en contra de Led, presunto responsable de asesinar a su hija, entonces con cuatro meses de embarazo.

Magdalena Velarde, se manifestó este sábado en frente a las instalaciones del Poder Judicial del Estado de México, en el municipio de Toluca, dónde recordó que Fer fue asesinada el 4 de enero del 2014 en Cuautitlán Izcalli, de inicio su caso fue clasificado como suicidio, sin embargo, tras años de lucha y el asesinato de sus otros dos hijos, Magdalena logró que se reclasificara como feminicidio y que fuera detenido el esposo de Fer, señalado como el autor del crimen.

"Lo trataron de pasar como un suicidio. El 4 de enero yo estaba en mi domicilio, me fue a buscar una tía de este tipo de nombre Led, buscando a mi hija y se fue, pasaron horas y llegó mi hijo para decirme que algo raro estaba pasando en la casa de mi hija porque había patrullas".

La madre de Fer recuerda que uno de esos hijos fue a investigar regresó para decirle que la joven se había suicidado por lo que salió corriendo a corroborar la información.

"No nos dejaron entrar cuando llegamos, había muchos policías para no contaminar la escena del crimen. Mi hijo Alberto localizó al hijo de Fer en una casa de enfrente. Entró a reconocer el cuerpo de mi hija su suegra, fue en el MP donde me entregaron al niño y me dijeron que mi hija sí se había suicidado aunque la carpeta había salido como homicidio y se corrigió después, ahí me enteré que mi hija tenía cuatro meses de embarazo".

El primer dictamen en el caso de la joven madre señalaba que se había colgado de un gancho de carne y cortado las venas después de muerta, pero el rostro lo tenía golpeado, la nariz estaba fracturada, tenía arañazos en todo el cuerpo.

"Uno de los policías me dijo que me pusiera lista porque mi hija no se había suicidado. Yo en ningún momento vi su cuerpo hasta que lo íbamos a velar. Yo quisiera que me explicaran cómo después de muerta se cortó las venas".

Con la mirada ya perdida en la esperanza que se desvanece cada que habla del caso, Magdalena reconoció que desde el 4 de enero del 2014 comenzó una lucha contra el Sistema de Justicia del Edomex.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.