Exigen investigar obstrucción de pesquisa sobre muerte de inmigrante en 2010

·2  min de lectura

San Diego, 4 nov (EFE).- La viuda de un inmigrante mexicano que murió hace 11 años a manos de una docena de agentes fronterizos pidió hoy jueves a la fiscal de distrito de San Diego que investigue a supervisores y oficiales que presuntamente obstaculizaron la averiguación sobre la muerte de Anastasio Hernández Rojas.

María Puga y sus abogados entregaron una carta en la que la viuda pide a la fiscal Summer Stephan “que presente cargos contra los agentes de la Patrulla Fronteriza que obstruyeron la justicia en la investigación del homicidio de Anastasio, que condujo la Policía de San Diego”.

La carta y una coalición de organizaciones que apoyan la demanda dijeron que la Patrulla Fronteriza tiene un “equipo de sombra”, encargado de desaparecer o encubrir evidencias.

Lilian Serrano, directora ejecutiva de la Coalición de Comunidades Fronterizas, que integran residentes desde San Diego (California) hasta Brownsville (Texas) a lo largo de la franja limítrofe con México, denunció que ese equipo de la Patrulla Fronteriza “impone impunidad”.

“Más de un centenar de personas han muerto a manos de la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera y hasta ahora ningún agente ha enfrentado castigo, porque ese equipo de sombra encubre las muertes a manos de patrulleros en nuestras comunidades”, dijo.

Pero explicó que aunque la práctica de ese equipo se ha extendido a toda la frontera, “fue en San Diego con el caso de Anastasio Hernández donde se inició y donde debe comenzar a enfrentar a la justicia”.

En mayo de 2010, cuando el médico forense del condado de San Diego determinó que la causa de la muerte de Hernández fue homicidio por golpes y reiteradas descargas paralizantes, la Patrulla formó rápidamente un “Equipo Investigador de Incidentes Críticos”, que obstaculizó a la Policía con la versión de que hacía su propia averiguación.

Dulce García, la directora ejecutiva del Consorcio de los Derechos de los Inmigrantes en San Diego y de la organización Ángeles de la Frontera, dijo que se necesita de la fiscal Stephan “un liderazgo claro para traer la justicia”.

Dijo que aunque el Gobierno federal ha fallado reiteradas veces, “podemos tener la luz al final del túnel si la fiscal presenta cargos”.

Mediante vídeos fueron identificados 12 oficiales que golpeaban con macanas, pies y puños, y daban descargas eléctricas con armas “taser”, a Hernández después de arrestarlo en la frontera entre Tijuana (México) y San Diego mientras trataba de reingresar ilegalmente a Estados Unidos, de donde había sido deportado en 2010.

Hernández llegó a Estados Unidos cuando tenía 15 años y vivió como inmigrante indocumentado hasta la edad de 42 años en este país, donde tuvo cinco hijos con Puga.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.