Exigen freno a violencia política en Oaxaca

OAXACA, Oax., enero 14 (EL UNIVERSAL).- Pobladores del municipio La Reforma, en la Sierra Sur de Oaxaca, viajaron más de 496 kilómetros para denunciar un caso de violencia política por razón de género en contra de María de Jesús Sumano Hernández, electa como presidenta municipal en una asamblea no validada por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO).

El 2 de enero pasado, la ciudadanía viajó más de 4 mil kilómetros para protestar en las oficinas del órgano electoral, pues validó una tercera asamblea en la que fue votado Cipriano Arturo Guzmán Bohórquez, sin la presencia de las agencias, ni del total de la población.

María de Jesús explica que la asamblea en la que resultó electa se realizó el 25 de septiembre de 2022; no obstante, tras presentar un recurso de revocación, el edil logró la anulación de esa primera votación, para celebrar otra el 6 de noviembre, en la que resultó ganador.

En una sesión del IEEPCO, el 10 de diciembre, se resolvió a favor de la asamblea en la que María de Jesús resultó ganadora; no obstante, fue anulada por votos. El 21 de diciembre, en una segunda sesión, acordaron anular ambas asambleas.

Esta determinación fue impugnada el 27 de diciembre por María de Jesús y pobladores que respaldan su postulación; no obstante, el 31 de diciembre, el IEEPCO otorgó el triunfo a Cipriano Guzmán, tras una elección con fecha del 26 de diciembre, aunque los opositores dicen que ésta no se llevó a cabo.

"Lo que queremos es que el IEEPCO y el edil aclaren por qué se validó y se realizó la entrega de la documentación de una nueva asamblea que supuestamente se realizó el 26 de diciembre, a la que no se convocó a nadie. Fue totalmente falsa".

Sumano Hernández declara que la documentación fue entregada por el edil, sin que la población tuviera conocimiento.

Violencia política

La asamblea en la que María de Jesús resultó electa es la primera en la historia de La Reforma en la que una mujer gana la presidencia municipal. En la elección anterior, ella quedó en el segundo lugar.

Desde entonces, señala, ha recibido amenazas y sufrido violencia política en razón de género, por lo que inició un proceso de denuncian ante el IEEPCO. "La violencia que ellos han tenido conmigo también es de atención urgente", señala.

El 26 de diciembre, día de la asamblea validada por el instituto electoral, pobladores le impidieron a la mujer el paso a la comunidad. Por ello, en las acciones de protesta la acompañan las y los pobladores de las agencias de La Reforma: "Ellos vienen a pelear también sus derechos como agencias, porque en la única que participaron fue donde resulté electa.

"No entendemos por qué sesionaron si el caso ya estaba turnado al Tribunal Electoral".

El municipio de La Reforma tiene una cabecera municipal, dos agencias de policía, una agencia municipal y un núcleo rural, cuyos habitantes respaldan a la excandidata, afirman; no obstante, en la elección que fue validada por el instituto no participaron las agencias.

"He sido servidora pública, pero el [hecho de] que suba de cargo, es algo que no aprueban. Yo no me postulé, fueron las agencias quienes me propusieron". En tanto, pobladoras reconocen que la participación política de las mujeres en La Reforma es escasa.

"Nosotras como ciudadanas la pusimos a ella, eso es lo que estamos peleando, no queremos más gobiernos donde haya machismo y discriminación hacia las agencias", exponen.

En respuesta a EL UNIVERSAL, el IEEPCO señala que la primera elección ordinaria, del 25 de septiembre, fue calificada como no válida porque no se llevó a cabo conforme al sistema normativo del municipio.