Exigen castigar a los responsables de la represión en caso Atenco

·3  min de lectura

SAN SALVADOR ATENCO, Méx., mayo 3 (EL UNIVERSAL).- Al cumplirse 15 años de los hechos violentos que se registraron el 3 y 4 de mayo del 2006 en Texcoco y San Salvador Atenco, en los que murieron dos personas, decenas resultaron heridas, más de 200 fueron detenidas y varias mujeres sufrieron abusos sexuales de policías, integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), exigieron que se haga justicia en contra de los que ordenaron el operativo en el que reprimieron a pobladores.

"Falta castigo, no podemos olvidar a las compañeras, de alguna manera la CIDH (la Comisión Interamericana de Derechos Humanos) demuestran la agresión y debe de sancionarse al Estado mexicano, todos los que orquestaron y cometieron ese atropello a compañeros.

Exigimos justicia, se cumplieron 15 años, seguimos en esa exigencia de justicia a los agravios que sufrieron nuestras comunidades y las compañeras que fueron abusadas sexualmente, sobrevivientes de la tortura, ha disminuido el número de compañeros, del Frente, exigimos justicia para esos agravios que se cometieron contra nuestros compañeros", dijo Ignacio del Valle Medina, líder del FPDT.

Los miembros del movimiento campesino que impidió la realización del Aeropuerto Internacional de México en la región de Texcoco durante el sexenio del expresidente Vicente Fox, pidieron castigo para él, así como para el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, entre otros funcionarios, por ordenar el operativo en el que murieron el adolescente Javier Cortés y el estudiante de la UNAM, Alexis Benhumea.

"A 15 años años estamos en espera de justicia, la restitución de tierras, tantos daños que se ocasionaron por el Nuevo Aeropuerto, que ocurrieron, internamente muchas fracturas en comunidades, a la fecha todavía estamos en ese trabajo de recomponer, pues tanto daño que nos causó ese proyecto.

En todos los aspectos, sobre todo relaciones de comunidades, aún prevalece ese daño, parte de esa destrucción ambiental, no solo, daño moral que todavía seguimos cargando, seguimos teniendo, se debe reconstruir tanto daño que nos hicieron en relaciones como comunidad", comentó Del Valle Medina.

Para recordar la represión que sufrieron en el "mayo rojo", como le llaman a los hechos trágicos del 2006, este lunes los miembros del FPDT realizaron una caravana que terminó frente a la casa de doña Nieves Rodríguez, que está en medio de la autopista Pirámides-Texcoco, que era parte de la infraestructura carretera del NAIM y que por un amparo que obtuvo no la pudo derribar la empresa constructora.

El 3 de mayo del 2006, los habitantes de la región se enfrentaron en varias ocasiones contra las fuerzas federales y estatales sobre la carretera federal Texcoco-Lechería, con un saldo de dos muerto, decenas de heridos y más de 200 detenidos.

El conflicto inició porque el ayuntamiento de Texcoco impidió que floricultores vendieran sus productos afuera del mercado Belisario Domínguez. Miembros del FPDT, encabezados por Ignacio del Valle Medina, acudieron al sitio y se presentó un enfrentamiento entre los ejidatarios de Atenco, vendedores, la policía estatal y municipal.

Por la tarde, del Valle Medina fue detenido al refugiarse en una casa de los floricultores de Texcoco. La violencia se desató durante dos días en Texcoco y San Salvador Atenco.

Javier Cortés, un adolescente de 14 años de edad, murió el 3 de mayo del 2006 al recibir un impacto de bala de un policía durante los enfrentamientos sobre la carretera Texcoco-Lechería.

Alexis Benhumea, alumno de la UNAM, también perdió la vida murió por las heridas producidas por un proyectil de gas lacrimógeno lanzado por un policía durante la irrupción de la fuerza pública al centro de San Salvador Atenco la madrugada del 4 de mayo del 2006.

La madrugada del 4 de mayo de hace 15 años, miles de policías incursionaron en San Salvador Atenco, emplearon gases lacrimógenos, catearon casas, detuvieron a cientos de ejidatarios y en el traslado abusaron sexualmente de varias mujeres.

Ignacio del Valle fue encarcelado en el penal de Máxima Seguridad del Altiplano y sentenciado a 112 años de prisión, año después obtuvo su libertad. Más de 200 personas fueron recluidas en el penal de Santiaguito y en el Molino de Flores de Texcoco donde permanecieron varios meses recluidos.