Exigen aparición con vida de activista Claudia Uruchurtu

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., abril 14 (EL UNIVERSAL).- A 19 días de la desaparición de la activista Claudia Uruchurtu, hermanas de nacionalidad mexico-inglesa de esta mujer ausente desde el 26 de marzo pasado se pronunciaron este miércoles para exigir al Estado mexicano su aparición con vida. "El caso de nuestra hermana Claudia es el primero de desaparición forzada cometidas por el Estado mexicano en los tiempos de la Cuarta Transformación, van 19 días sin que tengamos noticias de nuestra hermana", señalaron.

Claudia Uruchurtu, de 48 años, desapareció luego de participar en una manifestación en contra de Lizbeth Victoria Huerta (Morena), misma que fue disuelta por la policía municipal y desde testigos aseguran que fue levantada la mujer. Pese al tiempo que ha pasado, la familia de la activista denuncia que las instituciones de gobierno aún no reaccionan, pese a llamados del Comité de Desaparición Forzada de la ONU y de distintos funcionarios y congresistas del Reino Unido, como Corin Robertson, embajadora británica en México.

"Llevamos 19 nueve días, carpetas, folios y papeleo y ninguna clara pista del paradero de nuestra hermana, por eso hacemos esta petición al pueblo de Nochixtlán, para que nos ayuden si tienen cualquier información. En su casa la espera mi madre y su hijo Enrique". Las hermanas de Claudia señalaron que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) hasta el momento no les ha podido dar ningún dato relevante.

Además se dijeron inconformes con la forma en la que se lleva la investigación, pues consideran que son erróneos y no llegan a ninguna conclusión ni arrojan información de dónde puede estar. Por estos hechos, que la Fiscalía de Oaxaca indaga como un delito de "desaparición cometida por particulares", lo que excluye a funcionarios o agentes del Estado mexicano como presuntos responsables, se emitió una alerta rosa. "No vamos a parar, es nuestra esperanza (...) partimos del principio de que mi hermana está viva, la queremos viva".

A este pronunciamiento también se sumó Francisco Avendaño Rodríguez, quien es hermano de Alfonso Avendaño, empresario que, denunciaron, fue mandado a golpear por órdenes de la presidenta municipal, luego de que se le cobró un adeudo por material de ferreteria. "Ese fue el motivo de la molestia de la presidenta municipal, Lizbeth Victoria Huerta, quien ordenó a su guardaespaldas golpearlo salvajemente para después trasladado a los separos de la policía, donde fue nuevamente golpeado, teniendo como resultado una fractura de cráneo", narró.

Por estos hechos, agregó el hermano del empresario, se interpuso una demanda por abuso de autoridad ante la FGEO, sin que se les haya respuesta alguna.

Fue por esta agresión que ese mismo día pobladores de Nochixtlán protestaron aquel 26 de marzo a las 10 de la noche en la explanada municipal, desde donde se presume que se llevaron a Claudia. Ante estos hechos, ya fue interpuesta una queja ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y no se descarta acudir a todas las instancias internacionales con las que México tenga convenio. Esta queja se suma a los llamados que ha hecho el Parlamento y el gobierno del Reino Unido, pues algunos de sus integrantes han estado convocado a instancias del gobierno mexicano para hacerle manifiesto su preocupación por el caso de Claudia.