Exhuman restos de 19 personas en busca de desaparecidos durante invasión de EEUU a Panamá

Por Elida Moreno
Foto de archivo ilustrativa de un hombre leyendo un diario con la foto del exdictadoe panameño Manuel Noriega sentado frente a un graffiti alusivo a la invasión de EEUU

Por Elida Moreno

CIUDAD DE PANAMÁ, 21 jun (Reuters) - Autoridades panameñas concluyeron esta semana la exhumación de los restos de cerca de una veintena de personas en un cementerio privado de la capital, en busca de víctimas durante la invasión de Estados Unidos a la nación centroamericana 30 años atrás, dijeron autoridades judiciales.

Los restos de 19 personas fueron extraídos de entre un centenar de tumbas de fallecidos durante la operación militar que cobró la vida de alrededor de 300 civiles y que significó el fin de la dictadura del general Manuel Noriega (1983-1989).

"Un total de 19 restos óseos han sido llevados debidamente diligenciados (...) para su respectivo análisis", dijo el Ministerio Público a Reuters. "En campo han quedado 77 sepulturas pendientes para su exhumación".

En el cementerio Jardín de Paz hay enterrados más de un centenar de muertos producto de la invasión, que se desarrolló entre diciembre de 1989 y enero de 1990. Inicialmente fueron exhumados a pocos meses de la operación porque habían sido tirados en fosas comunes, pero algunos quedaron sin identificar.

La operación militar dejó más de 500 panameños muertos, entre civiles y militares, según estimaciones oficiales, mientras que apenas 23 soldados estadounidenses perdieron la vida.

Pero organismos de derechos humanos estiman que la cifra de víctimas panameñas podría ser mayor por lo que, durante el gobierno de Juan Carlos Varela, se estableció una comisión para esclarecer los hechos.

"Hemos estado trabajando durante 30 años haciendo todo un esfuerzo para que ellos logren esa paz interior", dijo Trinidad Ayola, presidenta de una asociación que ha acompañado la labor de las autoridades para identificar a las víctimas.

Los trabajos en el camposanto, ahora rodeado por grandes edificios que sustituyeron a barrios empobrecidos, iniciaron este año pero tuvieron que interrumpirse a fines de marzo ante la propagación del coronavirus en el país.

La invasión es una herida abierta para los panameños, que cada año conmemoran lo sucedido y reiteran su petición para que el 20 de diciembre sea declarado día de duelo nacional.


(Reporte adicional de Abraham Terán; Editado por Adriana Barrera y Diego Oré)