Exhiben muestra de Carlos Cruz-Diez en el MUAC

México, 19 Dic. (Notimex).- Con una selección de 120 obras, en la que se plasma en su máximo esplendor el color como algo vivo, se exhibe en el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) la muestra "Carlos Cruz-Diez: El color en el espacio y en el tiempo".

La muestra, que se inauguró el pasado 27 de octubre y permanecerá hasta el 24 de febrero de 2013, incluye obras realizadas desde 1940 por el artista plástico Carlos Cruz-Diez (Caracas, Venezuela, 1923), en las que se muestran algunas manifestaciones artísticas, sobre todo de paisajes donde aplicaba el color como un elemento más haciéndolo partícipe del entorno casi natural.

De esta manera dejaba poco a poco los colores tenues para llevarlos más frescos y vivos como lo muestra en las obras "El papagayo verde" y "Paisaje Barquisimenta", donde cada imagen parece tener vida.

La muestra incluye una selección de Fisicromías o series de color físico, que consisten en secuencias de líneas de color y filtros reflectivos alineados de manera vertical que son modificados de acuerdo con el ángulo de la luz ambiente, así como por la posición y el movimiento del espectador.

Piezas como "Fisicromía 2" y "Fisicromía 14", entre otras, muestran ese efecto de movimiento, a través de líneas de diferentes colores como el verde, anaranjado, negros y blancos, que están sobre todo de forma vertical en la pieza, y luego el visitante al caminar, van apareciendo los colores de más a menos al alejarse de éstas, mediante la luz natural para dar ese efecto óptico.

También se exhiben obras clave de sus investigaciones como "Color aditivo e Inducción Cromática", basadas en el principio de persistencia retinal, por el cual la retina del espectador -que se expone a la combinación de dos colores complementarios en un plano- produce un tercer color virtual.

"Carlos Cruz-Diez: El color en el espacio y en el tiempo" presenta tres obras centrales que hace partícipe al público.

Una es "Ambiente Cromointerferente" en que los visitantes al museo podrán ingresar a una gran habitación pintada de blanco en la que dos planos de color ondulan continuamente en bandas proyectadas en las paredes y el piso, lo que produce volúmenes circundantes (incluidos los cuerpos de los espectadores) dentro del color.

Otra obra es "Transcromía", pieza que se origina a través de la superposición de una estructura de tiras transparentes de colores situadas a diversas distancias y en determinado orden.

Por último, está "Cromosaturación", una secuencia de tres espacios donde Cruz-Diez aisla el color en bruto y crea una exhibición de situaciones cromáticas puras, para que el público las experimente con todo el cuerpo y los sentidos.

Otra sección está dedicada a los proyectos sobre la arquitectura y a sus intervenciones en los espacios urbanos, desde cruces peatonales en las calles hasta centrales hidroeléctricas y plantas de silos, entre tantos otros.

También se incluyen piezas como "Los Albañiles", "El muro negro", "El muro azul", "El muro rojo", "Modulación óptica de una superficie", "Vibraciones en el espacio", "Doble animación de un plano", "Superficie en movimiento 1" y "Movimiento alterno", entre otras.

Las obras que conforman la muestra provienen de la colección de la Fundación, del Atelier Cruz-Diez en París y Panamá, y de otras colecciones públicas y privadas de distintas partes del mundo, tales como las de Tate Modern, de Londres; Centre Georges Pompidou, de París y de la Colección Patricia Phelps de Cisneros, de Nueva York y Caracas, entre otras.

NTX/LGZ/MAG