El exfiscal Pablo Lanusse se suma a la defensa de Mauricio Macri

Hernán Cappiello

El expresidente lo designó para que encabece su defensa tras la denuncia por presunto espionaje ilegal durante su gestión

El exfiscal Pablo Lanusse se sumó al equipo judicial que asesora al expresidente Mauricio Macri para enfrentar las causas en las que se lo investiga por presuntas maniobras de espionaje sobre políticos opositores, oficialistas y periodistas.

"Me sumo a la defensa de Mauricio Macri, del espacio Juntos por el Cambio y de los valores de República y libertad que representan", dijo Lanusse a LA NACION.

Lanusse se desempeñó como fiscal federal y de instrucción entre 1993 y 2003, cuando se caracterizó por su empuje en las causas de corrupción y de delitos económicos. Integraba un grupo de fiscales conocido como "Los Centauros". El fiscal de Cámara Norberto Quantín estaba con él.

Lanusse fue funcionario nacional cuando Gustavo Béliz integró el gabinete del expresidente Néstor Kirchner. Lanusse fue secretario de Justicia entre 2003 y 2004.

Luego fue enviado por Kirchner como Interventor Federal de Santiago del Estero, donde desplazó en el cargo de gobernadora a Mercedes Aragonés de Juárez,la esposa del caudillo provincial Carlos Juárez. Ocupó ese cargo desde el 1° de abril de 2004 hasta el 23 de marzo de 2005.

De 53 años, estudió abogacía en la Universidad del Museo Social Argentino (UMSA).

A nivel internacional, fue Coordinador y Representante del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación ante el Grupo de Acción Financiera contra el Lavado de Dinero (FATF - GAFI); el Grupo de Acción Financiera de América del Sud contra el Lavado de Dinero (GAFISUD) y ante el Grupo de Expertos en Lavado de Dinero de la Comisión Interamericana contra el Abuso de Drogas (OEA) (2004).

La mafia del oro

Lanusse ganó notoriedad luego de que él y su familia fueran amenazados y agredidos por su investigación en la causa de la mafia del oro. Por ese entonces, Lanusse era fiscal y puso con ese caso al descubierto una estafa millonaria que involucraba a hombres vinculados al menemismo. Le cortaron la mejilla izquierda y el brazo izquierdo, además de amenazarlo para que abandonara la investigación. Luego obligaron a una de sus hermanas a tajearse la palabra "oro" en la frente, dos hombres amenazaron al custodio de una sobrina, hubo una amenaza de bomba en el jardín de infantes del hijo, otra falsa alarma en la escuela de sus sobrinos y, por último, dos hombres apuntaron con un revólver al fiscal y volvieron a tajearlo.

De familia judicial, su padre, Jorge Manuel Lanusse -primo del presidente de facto Alejandro Agustín Lanusse-, trabajó 38 años en el Poder Judicial hasta jubilarse como defensor oficial en la Corte Suprema. Pablo estudió en el Colegio del Salvador e ingresó de meritorio en los tribunales mientras estudiaba derecho.

Desde su cargo de fiscal, Lanusse denunció al exministro de Economía Domingo Cavallo y al expresidente Eduardo Duhalde.

En la actividad privada, se desempeñó como abogado en casos resonantes. El último que se le conoce es el patrocinio de Sara Garfunkel, la madre de Alberto Nisman, en la causa en que se investiga la muerte del fiscal. Con bajo perfil, pero mucha persistencia, Lanusse impulsa una línea de investigación sobre la expresidentaCristina Kirchner y su actividad y comunicaciones en los días previos y posteriores a la muerte de Nisman.