Exfiscal de Oaxaca se unirá a gabinete estatal: Murat

·2  min de lectura

OAXACA, Oax., marzo 13 (EL UNIVERSAL).- El gobernador Alejandro Murat Hinojosa dio a conocer que luego de que se hiciera pública la renuncia del ahora exfiscal general del estado de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez, éste ocupará un lugar en el gabinete estatal.

"Rubén es un profesional y es un fiscal que le dio resultados a Oaxaca, es mi amigo y por supuesto que estará incorporándose a mi gabinete", anunció ante medios de comunicación.

Al respecto, abundó que se revisarán las propuestas que le enviará el Congreso del Estado para nombrar al nuevo Fiscal General en próximos días, confiando en que el puesto sea ocupado por un perfil sólido.

Las declaraciones de Murat suceden mientras organizaciones, víctimas y familiares de víctimas se pronuncian ante la opacidad de la administración de Vasconcelos Méndez al frente de la Fiscalía oaxaqueña, que dejó sin avances casos emblemáticos como el del asesinato de la fotógrafa María del Sol Cruz Jarquín, quien fue acribillada el 2 de junio de 2018 en Juchitán de Zaragoza, así como el ataque con ácido contra María Elena Ríos Ortiz, sucedido el 9 de septiembre de 2019, en Huajuapan de León, en el cual aún hay una persona prófuga.

Antes de abandonar el cargo, Rubén Vasconcelos reportó que en los últimos tres años se resolvieron 75% de los feminicidios en Oaxaca; no obstante, de acuerdo con los datos oficiales, en ese mismo periodo el porcentaje de investigaciones por ese delito se desplomó. Y aunque los asesinatos de mujeres han aumentado, la mayoría se indaga como homicidios simples, pese a que la ley estipula lo contrario.

En 2016, antes de la llegada de Vasconcelos a la Fiscalía, 62% de los homicidios de mujeres se investigaban como feminicidio; pero una vez en el puesto, el porcentaje bajó a 40% en 2017; a 25.2% en 2018, y cayó a 19.8% en 2019, para subir a 29.1% en 2020.

En otras palabras, antes de su gestión, seis de cada 10 asesinatos de mujeres se indagaban como feminicidio, mientras que en su último año al frente de la fiscalía, la cifra alcanzó apenas tres de cada 10.