"Recuperarse es posible": la increíble transformación de una joven adicta a las drogas

Una exadicta que consumía metanfetamina y heroína compartió unas fotos notables junto a detalles del antes y el después de su recuperación en solo dos años.

Apenas se puede reconocer a Jamee Valet en una selfie que se hizo en julio de 2017, donde aparece demacrada y llena de costras, en comparación a una foto de graduación reciente.

“¡Mi versión más atractiva fue hace unos meses cuando me gradué!”, dijo Valet en la página de Facebook The Addict’s Diary.

“¡Recuperarse es posible!”.

Valet, de Oregón, Estados Unidos, desveló al Mail Online que su adicción estuvo desencadenada por una serie de malos momentos que la destrozaron y que le hicieron perder el control de su vida.

Valet comenzó a consumir drogas con 15 años después de que su novio de aquel momento le diera de probar opiáceos. Con 17, Valet dice que fue violada por dos hombres estando muy drogada.

“Las violaciones me traumatizaron y deprimieron, y lo primero que me pasó el día que salí por la puerta de casa fue encontrarme a un chico”, dijo.

Jamee Valet en fotos tomadas hace dos años (Fuente: Facebook).

El hombre introdujo a Valet en la heroína y rápidamente comenzó a consumir en exceso, reconociendo que “no tenía límites”. Fue en esa época que también empezó a consumir metanfetaminas.

Recurrió al robo para financiar su adicción, pero eso la llevó a ser detenida con 19 años. Sus delitos la condujeron entre rejas, lo que hizo que quisiera quitarse la vida. Descubierta por su compañera de celda, Valet estuvo en coma dos días, pero sobrevivió.

Logró estar limpia los nueve meses siguientes, pero finalmente recayó. Esa vez ingresó en un programa de internación de un año en el que conoció a su novio actual, Jake.

Finalizaron juntos el curso y ambos creyeron que podrían comenzar juntos desde cero.

Pero tras un aborto espontáneo del que podría haber sido su primer hijo, sus vidas una vez más experimentaron un giro oscuro y Valet volvió a engancharse a las drogas.

“Llevé a mi novio a un infierno. Le robé”, desveló a Mail Online.

Un día, sentada en su auto esperando a que le llevaran droga, encontró la imagen usada en The Addict’s Diary.

Foto de demacrada para cambiar la vida

Fue en ese momento, analizando la foto, que se dio cuenta de que necesitaba cambiar su vida a mejor.

Tras conocer a la madre de Jake y contarle lo de su adicción, ella ya se encontraba en la senda de la recuperación.

Valet y su pareja Jake (Fuente: Facebook)

La madre de su novio demostró ser el catalizador necesario y ayudó a que Valet recuperara su estado de salud en solo tres semanas antes de que fuera admitida en un programa de internamiento hospitalario, que ella describió como uno de los mejores.

A pesar de una pequeña recaída tras otro aborto espontáneo, Valet hizo progresos en su nueva vida, especialmente con las calificaciones GED, una alternativa al título de secundaria en Estados Unidos.

Valet, que aspira a convertirse en esteticista, ahora quiere dar un mensaje de esperanza a otras personas que sufran adicciones.

“No importa qué tan mal te sientas o cómo sea tu vida, mejora. Depende de ti mejorarla, no puedes tener una actitud de ‘mi vida es una mierda’ y no hacer nada para cambiarla”, dijo.