Exdirector del FBI James Comey afirma que Trump no debería enfrentar cargos tras finalizar su presidencia

Danielle Zoellner
·2  min de lectura
<p>Comey fue despedido sorpresivamente por Trump en mayo de 2017</p> (Chip Somodevilla/Getty Images)

Comey fue despedido sorpresivamente por Trump en mayo de 2017

(Chip Somodevilla/Getty Images)

James Comey, el exdirector del FBI que fue despedido por Donald Trump, ha dicho que el presidente no debe ser acusado después de salir de la Casa Blanca, sin importar la evidencia en su contra.

El nuevo fiscal general del presidente electo Joe Biden no debería “emprender una investigación criminal contra Donald Trump”, escribió Comey en su nuevo libro, del cual The Guardian obtuvo partes del mismo.

El Departamento de Justicia no debería investigar al expresidente “sin importar cuán convincente sea la ruta que dejó el fiscal especial Robert Mueller, o cuán poderosa es la evidencia esparcida a lo largo de su historia con estrellas porno y fraude financiero”, continuó Comey.

Añadió que el caso para iniciar una investigación contra Trump podría ser "justo", pero "la misión del próximo fiscal general debe ser fomentar la confianza del pueblo estadounidense".

La postura de Comey es sorprendente, dada su oposición al presidente después de que fue despedido abruptamente en mayo de 2017.

El despido de Comey fue investigado por Mueller, como parte de su amplia investigación sobre la interferencia electoral rusa y los posibles vínculos entre la campaña de Trump de 2016 y Moscú.

El fiscal especial no llegó a una conclusión sobre si Trump obstruyó la justicia. "Si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera", escribió Mueller.

Según los informes, Trump ha estado considerando la posibilidad de perdonarse antes de dejar el cargo el 20 de enero. No está claro si los tribunales determinarían que el indulto es inconstitucional.

Richard Nixon debatió un auto-perdón durante el escándalo de Watergate. En ese momento, el Departamento de Justicia determinó que el indulto sería inconstitucional e iría en contra de los poderes de un presidente en ejercicio.

El presidente Gerald Ford finalmente indultó a Nixon, a pesar de que el exmandatario nunca fue acusado de ningún delito.

“Al perdonar a un presidente que renunció, Ford había responsabilizado [a Nixon] de una manera que Trump no lo haría, incluso si fuera perdonado después de perder la reelección. Eso podría no ser suficiente para responsabilizar a Trump en su caso. O puede serlo, especialmente si los fiscales locales en Nueva York acusan a Trump por su historial de fraude financiero”, escribió Comey.

Los indultos presidenciales solo se aplican a delitos federales. Los presidentes en funciones no pueden otorgar indultos por delitos estatales. Trump enfrenta actualmente una investigación sobre sus negocios por parte de la Oficina del Fiscal de Distrito de Manhattan.

Comey pidió transparencia al gobierno federal, sin importar lo que se decida.

"Ya sea que nuestro próximo presidente perdone o no a Donald Trump, y si el Departamento de Justicia lo persigua o no, el pueblo estadounidense debe saber por qué", escribió el ex director del FBI.

Su último libro, Salvando la justicia: verdad, transparencia y confianza, se publicará el 12 de enero.

Relacionados

Reportes: Pence le dijo a Trump que no puede anular las elecciones

Un Trump desesperado pide a Pence bloquear la certificación de Biden

Miles de partidarios de Trump se reúnen para apoyarlo