EXCLUSIVA-YouTube retira videos de Xinjiang y obliga a grupo de activistas a buscar una alternativa

·4  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Un niño mira a una mujer uigur pasando frente a su casa en una zona residencial de Turpan, en Xinjiang, China. REUTERS/Michael Martina

Por Victoria Waldersee y Paresh Dave

25 jun (Reuters) - Un grupo de derechos humanos que atrajo millones de visitas en YouTube tras publicar testimonios de personas que dicen que sus familias han desaparecido en la región china de Xinjiang está trasladando sus videos al servicio poco conocido Odysee, después de que algunos fueron retirados por el gigante del streaming, propiedad de Google, dijeron dos fuentes a Reuters.

El grupo, acreditado por organizaciones internacionales como Human Rights Watch por llamar la atención sobre las violaciones de los derechos humanos en Xinjiang, ha sido objeto de críticas por parte de las autoridades kazajas desde su fundación en 2017.

Serikzhan Bilash, un activista kazajo nacido en Xinjiang y que ha sido detenido en múltiples ocasiones por su activismo, dijo que asesores del gobierno le dijeron hace cinco años que dejara de usar "genocidio" para describir la situación en Xinjiang, una orden que asumió que provenía de la presión de Pekín sobre Kazajistán.

"Son sólo hechos", dijo Bilash, uno de los fundadores del canal a Reuters en una entrevista telefónica, refiriéndose al contenido de los vídeos de Atajurt. "Las personas que dan los testimonios están hablando de sus seres queridos".

El canal de Atajurt Kazakh Human Rights ha publicado casi 11.000 vídeos en YouTube que suman más de 120 millones de visualizaciones desde 2017, miles de los cuales muestran a personas que hablan a cámara sobre familiares que dicen haber desaparecido sin dejar rastro en la región china de Xinjiang.

Expertos de la ONU y grupos de derechos estiman que más de un millón de personas han sido detenidas en los últimos años en la provincia china.

El 15 de junio, el canal fue bloqueado por infringir las directrices de YouTube, según una captura de pantalla vista por Reuters, después de que doce de sus videos fueran denunciados por infringir su política de "ciberacoso y hostigamiento".

Los administradores del canal habían recurrido el bloqueo de los doce vídeos entre abril y junio, y algunos fueron restablecidos, pero YouTube no dio ninguna explicación de por qué los otros se mantuvieron fuera de la vista del público, dijeron los administradores a Reuters.

A raíz de las preguntas de Reuters sobre el motivo de la eliminación del canal, YouTube lo restableció, explicando que había recibido varios de los denominados "strikes" por vídeos en los que aparecían personas que mostraban sus carnés de identidad para demostrar que estaban relacionadas con los desaparecidos, violando así una política de la empresa que prohíbe que aparezca información de identificación personal en sus contenidos.

El 18 de junio restablecieron el canal, pero pidieron a Atajurt que difuminara las identificaciones.

El administrador del canal dijo que Atajurt dudaba en cumplir con la petición, pues le preocupaba que al hacerlo se pusiera en peligro la fiabilidad de los vídeos.

Ante el temor de un mayor bloqueo por parte de YouTube, decidieron hacer una copia de seguridad del contenido en Odysee, un sitio web construido sobre un protocolo de cadena de bloques llamado LBRY, diseñado para dar a los creadores un mayor control. Hasta ahora se han trasladado unos 975 vídeos https://odysee.com/@ATAJURT:8.

Mientras los administradores trasladaban los contenidos, recibieron otra serie de mensajes automáticos de YouTube indicando que los vídeos en cuestión habían sido retirados de la vista del público, esta vez por la preocupación de que pudieran promover organizaciones criminales violentas.

"Cada día hay una excusa más. Nunca confié en YouTube", dijo a Reuters Serikzhan Bilash, uno de los fundadores de Atajurt, en una entrevista telefónica. "Pero ya no tenemos miedo, porque nos respaldamos con LBRY. Lo más importante es la seguridad de nuestro material".

Bilash, que huyó a Estambul el año pasado tras sufrir repetidas amenazas e intimidaciones por parte de las autoridades kazajas cuando se negó a dejar de trabajar con Atajurt, dijo que su equipo, incluidos los discos duros y los teléfonos móviles, había sido confiscado en múltiples ocasiones en Kazajstán, lo que convirtió a YouTube en el único lugar donde estaba almacenada toda la colección de vídeos.

YouTube dijo que los mensajes relacionados con la promoción de organizaciones criminales violentas estaban automatizados y no estaban relacionados con el contenido del creador, pero que los vídeos se mantenían privados para permitir a los administradores realizar ediciones.

Representantes de Atajurt temen que grupos prochinos que niegan la existencia de violaciones de los derechos humanos en Xinjiang estén usando las funciones de denuncia de YouTube para eliminar sus contenidos, reportándolos en masa y provocando un bloqueo automático.

(Reporte de Victoria Waldersee en Lisboa, Paresh Dave en San Francisco; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.