EXCLUSIVA-Alemania diseña una nueva política comercial con China y promete "no más ingenuidad"

·3  min de lectura
Unas personas miran una pantalla en la que aparece el ministro alemán de Economía y Clima, Robert Habeck, durante el Día de los Empresarios Alemanes de la Confederación de Asociaciones de Empresarios Alemanes, en Berlín, Alemania

Por Christian Kraemer

BERLÍN, 13 sep (Reuters) - El ministro de Economía de Alemania dijo el martes que el Gobierno está trabajando en una nueva política comercial con China para reducir la dependencia de las materias primas, baterías y semiconductores chinos, prometiendo "no más ingenuidad" en los tratos comerciales con Pekín.

La semana pasada, fuentes dijeron a Reuters que el Ministerio de Economía estaba estudiando una serie de medidas para hacer menos atractivos los negocios con China. Es la primera vez que el ministro deja claro que el endurecimiento se traduce en medidas políticas.

Robert Habeck dijo a Reuters que China es un socio comercial bienvenido, pero que Alemania no podía permitir que el proteccionismo de Pekín distorsionara la competencia y que no frenaría las críticas a las violaciones de los derechos humanos bajo la amenaza de perder negocios.

"No podemos permitir que nos chantajeen", sostuvo en una entrevista.

Habeck no esbozó las nuevas medidas en su totalidad, pero remarcó que incluirían un examen más detallado de las inversiones chinas en Europa, como las infraestructuras.

China ha sido el mayor socio comercial de Alemania en los últimos seis años, con un volumen que superó los 245.000 millones de euros (246.000 millones de dólares) en 2021.

Pero el Gobierno de centroizquierda está adoptando una línea más dura hacia Pekín que su predecesor de centroderecha, preocupado por la dependencia de Alemania de la superpotencia.

El jueves, Reuters informó que el Ministerio de Economía estaba considerando medidas que incluyen la reducción o incluso la supresión de las garantías de inversión y exportación para China y el abandono de la promoción de ferias comerciales.

Habeck dijo que Alemania debe abrirse a nuevos socios comerciales y regiones, ya que muchos sectores dependen en gran medida de las ventas a China.

"Si se cerrara (el mercado chino), lo que no es probable en este momento, (...) tendríamos problemas extremos de ventas", dijo Habeck, añadiendo que el Ministerio de Economía estaba contribuyendo a la nueva política Alemania-China, gran parte de la cual ya está en marcha.

"Y a partir de esto se verá que no hay más ingenuidad", añadió.

Berlín también quiere examinar las inversiones chinas en Europa de forma más crítica, dijo, y añadió que Europa no debería apoyar la Iniciativa de la Ruta de la Seda, que pretende comprar infraestructuras estratégicas en el continente e influir en la política comercial.

Como ejemplo, Habeck señaló que se oponía a los planes de la empresa china Cosco de comprar una participación en un operador de contenedores en el puerto alemán de Hamburgo, lo que indica que la preocupación por las adquisiciones chinas se está extendiendo desde el ámbito tecnológico a otros sectores industriales, como la logística.

"Me inclino por el hecho de que no lo permitimos", dijo.

China no se ha unido a Occidente en la imposición de amplias sanciones a Moscú tras la invasión rusa de Ucrania, pero tampoco ha respaldado las acciones de Moscú, ya que Pekín necesita mantener las relaciones comerciales con Europa.

(1 dólar = 0,9943 euros)

(Información de Christian Kraemer; escrito por Riham Alkousaa; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)