Exclusiva: Activistas de derecha recibieron cuantiosos pagos en bitcoins un mes antes de los disturbios del Capitolio vinculados a una cuenta extranjera

·8  min de lectura

WASHINGTON - El 8 de diciembre, alguien realizó una transferencia simultánea de 28,15 bitcoins, por un valor de más de 500 000 dólares en ese momento, a 22 billeteras virtuales diferentes, la mayoría de ellas pertenecientes a destacadas organizaciones y personalidades de derecha.

Ahora los investigadores de criptomonedas creen haber identificado quién hizo esa transferencia y sospechan que tenía la intención de reforzar las causas de extrema derecha. La policía de Estados Unidos está investigando si esas donaciones estaban relacionadas con el asalto al Capitolio de Estados Unidos que se produjo el 6 de enero.

Aunque es difícil probar la motivación, la transferencia se produjo solo un mes antes del violento motín en el Capitolio, que tuvo lugar después de que el presidente Trump invitara a sus seguidores a “caminar por la avenida Pensilvania” y “recuperar nuestro país”.

Figuras y sitios web de derecha, incluidos VDARE, el Daily Stormer y Nick Fuentes, recibieron generosas donaciones de una cuenta de bitcoin vinculada a una plataforma de intercambio de criptomonedas francesa, según una investigación realizada por la empresa de software Chainalysis, que mantiene un repositorio de información sobre los intercambios públicos de criptomonedas y cuyas herramientas ayudan a las investigaciones del gobierno, las fuerzas del orden y el sector privado. Chainalysis investigó las donaciones después de que Yahoo Noticias compartiera los puntos de datos sobre la transacción.

Según una fuente familiarizada con el tema, la transacción sospechosa del 8 de diciembre, junto con otra serie de piezas de inteligencia, ha llevado en los últimos días a las agencias policiales y de inteligencia a investigar activamente las fuentes de financiación de las personas que participaron en la insurrección del Capitolio, así como sus redes. La fuente dijo que el gobierno espera prevenir futuros ataques, pero también descubrir una posible participación extranjera o un apoyo a las actividades de la derecha.

Durante una conferencia de prensa el martes sobre la investigación de los disturbios en el Capitolio, el fiscal federal interino Michael Sherwin dijo que “en estos casos, el alcance y la escala de esta investigación no tiene precedentes”. En este momento, agregó Sherwin, los fiscales están abordando el asunto como una “investigación significativa de contraterrorismo o contrainteligencia”, lo cual implica profundizar en temas de “dinero, registros de viajes, disposición, movimientos y registros de comunicación”.

En los últimos años, los grupos extremistas han utilizado Internet para ganar dinero a través de las criptomonedas y el crowdfunding. Bitcoin, que fue lanzada de forma anónima en Internet en 2009 como un software de código abierto, solo existe en el entorno virtual. No tiene un banco central ni un administrador para desembolsar fondos. Ningún gobierno controla o distribuye esta moneda. Vale destacar que a pesar de que el valor del bitcoin ha fluctuado en los últimos años y sigue haciéndolo, la moneda ganó popularidad en todo el mundo alrededor del 2017, el mismo año en que la prominente figura de la derecha alternativa Richard Spencer tuiteó: “El bitcoin es la moneda de la derecha alternativa”.

Una investigación del Washington Post de 2017 exploró cómo los grupos de extrema derecha se volvieron más activos en el uso del bitcoin tras la letal manifestación de agosto de 2017 “Unite the Right” en Charlottesville, Virginia. La historia citó una investigación de la organización sin ánimos de lucro Southern Poverty Law Center que identificó una gran donación en bitcoin a Andrew Anglin, editor del Daily Stormer, un destacado sitio web neonazi que acepta donaciones de bitcoins. En aquel momento la donación equivalía a unos 60 000 dólares.

La noche antes de la manifestación “Unite the Right” en Charlottesville, Virginia, en 2017, supremacistas blancos marcharon llevando antorchas tiki por el campus de la Universidad de Virginia. (Zach D. Roberts/NurPhoto vía Getty Images)
La noche antes de la manifestación “Unite the Right” en Charlottesville, Virginia, en 2017, supremacistas blancos marcharon llevando antorchas tiki por el campus de la Universidad de Virginia. (Zach D. Roberts/NurPhoto vía Getty Images)

Una “nueva experiencia en mensajería y reclutamiento en línea, unido al hecho de que los grupos extremistas modernos están compuestos generalmente por personas jóvenes que conocen el mundo digital, significa que estas organizaciones e individuos han alterado fundamentalmente la forma en que los extremistas recaudan dinero”, escribió Alex Newhouse, analista de datos en el Instituto Middlebury de Estudios Internacionales en Monterrey, en un informe de 2019 que exploró los vínculos entre los supremacistas blancos y la moneda digital.

Algunos grupos y sitios importantes de derecha exhiben sus billeteras bitcoin de manera prominente, señaló el informe. “La falta de regulación sobre el bitcoin ha impulsado su adopción por parte de los supremacistas blancos”, apuntó.

Aunque la criptomoneda ha sido utilizada por grupos extremistas y delincuentes para recaudar fondos mientras protegen sus identidades, el bitcoin no es anónimo sino seudónimo. Las direcciones de las billeteras de bitcoin son permanentes y el libro mayor digital de transacciones, llamado blockchain, es público y no se puede cambiar. Eso significa que, si las personas identifican sus direcciones de billetera bitcoin, como hacen muchos grupos de derecha para recaudar fondos, se pueden rastrear las transacciones, que fue lo que permitió a Chainalysis descubrir información sobre el origen de las grandes donaciones de diciembre.

La fuente de financiación, según una investigación realizada por Chainanalysis, parece ser un programador informático con sede en Francia que creó una cuenta en 2013 y mantuvo un blog personal, que se mantuvo sin actividad entre 2014 y el 9 de diciembre de 2020, el día después de las “donaciones”.

Los investigadores de Chainalysis descubrieron una publicación del blog del usuario de bitcoin que parece una nota de suicidio en la que dice que dona su dinero a “ciertas causas y personas” de luz en lo que describe como “el declive de la civilización occidental”. Sin embargo, los investigadores no pudieron confirmar que el usuario haya muerto. Chainalysis se negó a publicar el nombre del usuario, citando la protección de su privacidad debido a la imposibilidad de confirmar de manera concluyente su muerte y porque le preocupan las investigaciones policiales en curso.

Un correo electrónico enviado al aparente donante francés no recibió respuesta de inmediato.

Los investigadores de Chainalysis se basaron en información abierta y disponible o en transacciones públicas de bitcoins para investigar y rastrear la cuantiosa transacción. El donante original se registró en NameID, un servicio de Internet que les permite a los usuarios de bitcoin vincular su seudónimo en línea o dirección de correo electrónico con su perfil de bitcoin, una información que incluyó el donante original. Los investigadores rastrearon esa dirección de correo electrónico hasta el blog y varias publicaciones del foro de criptomonedas que se remontan a 2013.

Según su investigación, Fuentes, un popular comentarista de derecha que fue suspendido de YouTube el invierno pasado por violar sus políticas sobre el discurso de odio, recibió la mayor parte de los fondos el 8 de diciembre: alrededor de 250 000 dólares en bitcoins. El Daily Stormer y el sitio web antiinmigración VDARE se encontraban entre los otros destinatarios.

Nick Fuentes, en el centro, con los activistas de derecha Ali Alexander, el segundo desde la izquierda, y Alex Jones, durante la manifestación “Stop the Steal” en la mansión del gobernador de Georgia el 19 de noviembre (Zach Roberts/NurPhoto vía Getty Images).
Nick Fuentes, en el centro, con los activistas de derecha Ali Alexander, el segundo desde la izquierda, y Alex Jones, durante la manifestación “Stop the Steal” en la mansión del gobernador de Georgia el 19 de noviembre (Zach Roberts/NurPhoto vía Getty Images).

Yahoo Noticias se puso en contacto con los destinatarios mencionados en este artículo para confirmar si habían recibido los fondos, qué información tenían sobre el donante y qué pensaban hacer con ese dinero. Ninguno respondió, aunque Fuentes tuiteó un gesto obsceno, nombrando a varios periodistas, incluido este reportero, poco después de enviar la investigación.

Si bien el sitio web Daily Stormer solicita abiertamente donaciones de criptomonedas, también incluye una renuncia de responsabilidad que dice que se “opone a la violencia” y que “cualquier persona que sugiera o promueva la violencia en la sección de comentarios será prohibida inmediatamente”.

Aunque no existen evidencias de que Fuentes participara directamente en los disturbios del Capitolio, algo que hasta ahora ha negado, las fuerzas del orden están mostrando un creciente interés por los recursos financieros de destacados personajes de derecha.

“Me sorprendería si tanto los adversarios de los estados nacionales como las organizaciones terroristas no estuvieran averiguando cómo enviarle el dinero a esas personas”, dijo un exfuncionario del FBI que revisó los datos para Yahoo Noticias. “Muchos de ellos utilizan sitios de recaudación de fondos (a menudo en bitcoin) que prácticamente no están sujetos a ningún control ni se les da seguimiento. Si no estuvieran utilizándolos, serían incompetentes”.

Además, al igual que las conversaciones que se produjeron en las redes sociales durante las semanas previas al motín en el Capitolio, las transacciones de moneda digital también se están produciendo bajo la mirada de todos. Aunque la criptomoneda tiene la reputación de ser anónima y oscura, en realidad se trata de una malinterpretación común, explicó Maddie Kennedy, directora de comunicaciones de Chainalysis. “Con las herramientas adecuadas, puedes seguir la pista del dinero”, dijo. “La criptomoneda fue diseñada para ser transparente”.

A pesar de que existen métodos que los usuarios de criptomonedas pueden implementar para esconder sus identidades, incluido el uso de “monedas de privacidad” como Monero, que son difíciles de rastrear, o el uso de un “mezclador” que permite a varios usuarios combinar sus bitcoins y mezclarlos para disfrazar su origen: no hay indicios de que el programador francés haya utilizado esas herramientas, afirmó Kennedy.

Aunque las donaciones no son una prueba irrefutable o indicativa de un crimen y no está claro hasta qué punto implican una coordinación programada con el motín en el Capitolio, la actividad es reveladora, según Kennedy.

“Es probable que estos grupos extremistas estén mejor organizados y financiados de lo que se creía anteriormente”, reconoció. Chainalysis mantiene una base de datos de “extremistas domésticos” que tienen cuentas en criptomonedas y aunque la empresa lleva años rastreando donaciones a grupos de derecha, el depósito del mes de diciembre representó “el movimiento más grande que hemos observado” dirigido a estas causas, escribieron los investigadores.

“Esto evidencia que están recaudando dinero”, dijo Kennedy. Además, el hecho de que el donante estuviera fuera de los Estados Unidos sugiere que “esto tiene un alcance internacional”, prosiguió, un hecho al que “las fuerzas del orden deberían prestar atención”.

Jenna McLaughlin