Entre excesos y galanteo: las controvertidas técnicas de seducción de los machos PUA

·13  min de lectura

UNA MUJER va por la calle rumbo a su trabajo. Un hombre la alcanza para detenerla y comenzar una conversación sin conocerla. Le advierte que no está loco y solo quiso acercársele para decirle que “es una chica sexi que proyecta mucha confianza en sí misma”.

En una charla de siete minutos, él es franco para pedirle una cita romántica que podría terminar con un encuentro sexual. Intercambian teléfonos y se despiden de beso, en la mejilla, que él presiona un poco para que sea un beso en la boca. No lo logra. Ella le dice: “Dejemos algo para después”. La mujer se separa para continuar su camino. La escena es de 2018 y está documentada en un video de YouTube, titulado “Le agarré el culo”, en el canal del canadiense Sasha Daygame.

Etiquetados como “técnicas de seducción PUA”, “comunidad Pickup Artist” o “coaching daygame”, este es uno de los cientos de videos publicados por “coaches de citas” que ofertan cursos, suben fragmentos de sus seminarios o presentan cómo hicieron sus interacciones para mostrarlas a sus estudiantes.

Los instructores mexicanos —algunos con son sitios y canales creados en 2020— ofertan cursos en seducción que van desde los 49 pesos mexicanos por un entrenamiento en línea hasta los 449 pesos por un taller de seis meses, como hace Comunidad de Seducción PUA. En sus videos de presentación aseguran que es posible “crear una atracción tan fuerte” como para besar a una mujer al instante de haberla conocido.

También lee: Machos PUA: ¿cómo operan en México?

Otros, en sus canales de YouTube, advierten que son técnicas que sirven para ser “mejores compañeros de vida para una mujer”. Otros más, como ocurre con los programas de superación personal, ofrecen talleres para mejorar la imagen y la autoestima.

En entrevista con Newsweek México, Daniel Nakamoto, integrante de esta comunidad de la seducción en México, explica que, en la terminología Pickup Artist (PUA), el “abordaje en frío” significa que el “artista del ligue” iniciará una conversación con una mujer desconocida en medio de la calle y logrará una interacción con ella.

Nakamoto (29 años) cuenta cómo ha sido su experiencia dentro de una comunidad a la que pertenece desde hace siete años. Es crítico de lo que ocurrió con las empresas que se crearon para comercializar cursos de seducción y reconoce cómo la actuación de algunos instructores ha afectado la percepción que se tiene sobre la comunidad PUA.

“Por acciones idiotas, como las que llegaron a hacer algunos instructores, se generalizó a la comunidad”, lanza. También explica que actualmente se vive una “nueva ola” que permite aprender de los connacionales sobre estas herramientas PUA. Nakamoto no cobra por los consejos que da sobre lo que llama “técnicas de inteligencia social”, pues son herramientas que incluso se pueden utilizar para conseguir un mejor trabajo.

No te pierdas: El ABC del feminismo: los términos para entender la lucha por la equidad de género

Conductor del pódcast “Tirando netas”, dice que no se debe de “criminalizar” a toda la comunidad por las prácticas de algunos instructores, pues dentro de estos grupos hay “gente buena y gente mala”, como ocurre con cualquier otro sector de la sociedad.

“Tristemente, sí hubo coaches que querían tenerte como hámster en la ruedita. Todo el tiempo ligando, y ellos cobrando por sus asesorías, pero la realidad es que tú puedes entrar en la comunidad y salir cuando quieras. No es una mafia o algo así. Si quieres salir a formar una familia, puedes hacerlo. Pero también si terminas una relación, no te quedas en la desolación y en la depresión, porque sabes que puedes empezar otra relación”, comenta.

Hace 15 años se hizo pública la existencia de una comunidad que se autodenominaba de la “seducción científica”. En 2005, el periodista estadounidense Neil Strauss describió en su libro The Game: Penetrating the Secret Society of Pickup Artists las técnicas que estos hombres utilizaban para vencer sus limitaciones emocionales y poder interactuar con las mujeres.

La traducción del título es bastante ilustrativa, pues se refiere al “juego” de la seducción que esta “sociedad secreta” identificaba como las técnicas necesarias para “ligar”, que sería el término al español al que hace referencia el caló “pickup” que se usa en inglés. También podría hablarse de “conquistar” o “seducir”. Es ahí donde la comunidad comienza a ser controvertida.

Te interesa: En la homosexualidad también se replica el machismo

Se trata de un fenómeno que ha derivado en libros, seminarios e incluso empresas que cobran miles de dólares por cursos para aprender a ligar. Las redes sociales, como YouTube, han facilitado que estos coaches o entrenadores tengan canales en los que muestran sus técnicas en acción y dan recomendaciones para los novatos.

“En los grupos hay leyendas que dicen que cuides la identidad de la persona de las que estás hablando. Desgraciadamente, no se puede cuidar todo lo que hacen”, advierte Nakamoto.

Los excesos de algunos de esos coaches PUA han sido denunciados y a algunos incluso se les ha prohibido la entrada a varios países, pues generalmente son extranjeros.

EL FENÓMENO PUA, ESTUDIADO POR LA PSICOLOGÍA

Ese es el caso de Julien Blanc, un entrenador suizo de citas románticas que en 2014 fue señalado en redes sociales porque sus consejos fomentaban la violencia y el abuso sexual. Luego de que publicara un video en el que empujaba a dos chicas hacia su entrepierna, le cancelaron la visa de entrada a Singapur, Australia y Reino Unido. Ofreció una disculpa pública en CNN y aún comercializa sus cursos.

Nakamoto conoció la comunidad por un anuncio de los talleres de Julien Blanc. “Nunca busqué: ¿Cómo ligar chicas? Yo tenía el conocimiento de que la manera de seducir a una mujer era por lo que te dice tu mamá, tus hermanas o tus amigas. Jamás pensé que hubiera un método o un trasfondo científico que te permitiera mejorar tu atracción hacia el sexo opuesto”, cuenta.

El fenómeno PUA ya comenzó a estudiarse por los departamentos de psicología de instituciones académicas como la Universidad McGill de Canadá. En 2020, la investigación “Un estudio etnográfico de hombres jóvenes que participan en la comunidad de la seducción con un enfoque en su bienestar psicosocial y salud mental” explica que el crecimiento de esta comunidad podría estar asociado con los cambios en la sociedad respecto a los roles de género y a las relaciones de pareja.

Los investigadores incluso entrevistaron a 32 jóvenes de la comunidad PUA y observaron las interacciones que realizaban en parques, tiendas, clubes, bares o en las calles. También asistieron a varios eventos organizados por la comunidad de seducción, incluidas reuniones en “guaridas” y presentaciones de instructores.

Te recomendamos: Libros que nos acercan y nos ayudan a entender por qué la lucha feminista es necesaria

En México, las irregularidades han estado protagonizadas por los extranjeros. En 2020, la diputada local Alessandra Rojo de la Vega denunció al australiano Brad Hunter (su nombre real es Bradley Tavis Fiddler), quien vivía en el país desde 2018 y se anunciaba como “coach de citas”.

“Es un hombre que viaja por todo el mundo violentando a las mujeres, acosándolas, difundiendo imágenes y videos sin su consentimiento en sus redes sociales, en donde cobra por cursos supuestamente de seducción y de estilo de vida”, dijo la legisladora en la sesión del Congreso de la Ciudad de México para solicitar a la Secretaría de Gobernación que se iniciara el proceso de expulsión de territorio nacional de ese australiano.

Organizaciones civiles vinculadas con la defensa de los derechos sexuales, como Género y Desarrollo (Gendes), advierten que este tipo de agrupaciones pierden de vista la educación sexual integral que promueve prácticas eróticas holísticas, en vez de la interacción sexual enfocada en la genitalidad.

Los instructores mexicanos ofertan cursos en seducción que van desde los 49 pesos por un entrenamiento en línea. Foto: Adobe Stock

Aunque en la comunidad PUA también hay una línea de la llamada “seducción femenina”, los especialistas en sexualidad consideran que en general mantienen un discurso que profundiza los estereotipos de género y cosifica el cuerpo femenino fomentando prácticas sexistas, es decir, que promueven el trato diferenciado de las personas por su sexo biológico, del cual se asumen características y comportamientos esperados para los hombres y para las mujeres.

Este año, otro grupo de extranjeros también viajó a México para documentar sus experiencias de seducción y publicarlas en el canal TUSK de YouTube, en el que aparece un trío de británicos, comandados por su coach James Tusk, exhibiendo sus conquistas con mexicanas y colombianas, sin advertir a las mujeres que serían videograbadas y que su imagen sería exhibida sin distorsionar o sin modificar su voz para proteger su identidad.

Tras la publicación del caso Tusk, Nakamoto contactó a Newsweek México para explicar cómo él ha vivido su pertenencia a la comunidad PUA. Se refiere a los valores y códigos no escritos que la rigen. Advierte que los excesos de algunos instructores “no tiene nada que ver con la comunidad, ni con la seducción ni con el juego”.

No te pierdas: Machismo y violencia contra las mujeres explican el fracaso de las sociedades latinoamericanas

Argumenta que la inteligencia social fomenta relaciones más sanas. “Eso es clave en un país como el que vivimos, donde se habla mucho de violencia en el entorno familiar y violencia de género. Es clave que la gente tenga más inteligencia social, porque justamente un Pickup Artist, un PUA, un seductor, un player, es una persona que, si terminas con él o con ella, no va a estar ahí de encimoso, rogándote o espiándote, acosando o poniéndose frenético, porque lo terminaste”, dice.

En la entrevista, Nakamoto platica de manera amistosa y relajada, tal como lo hace en su propio pódcast, el cual describe como “de alto octanaje, no apto para susceptibilidades sensibles y políticamente incorrecto”.

—¿En qué consiste este “método científico” de la seducción?

—La definición del game o del pickup o del sargeo o ligar se desarrolla a partir de conceptos psicológicos, biológicos y sociales. Con esto te conviertes en una persona a la que se le facilita la seducción. Con un patrón de funcionamiento. La comunidad comparte aquello que le funcionó. Se va haciendo este patrón y se va haciendo este “método científico” de ir viendo qué te funciona y qué no te funciona.

“TAMBIÉN HAY UNA COMUNIDAD FEMENINA DE LA SEDUCCIÓN”

—Utilizar técnicas de seducción es controvertido.

—Es controvertido. Habrá gente que ame a la comunidad y quien la odie. Habrá a quien le cause gracia, porque quizá la sociedad espera o piensa que uno nazca sabiendo todo. Alguien ajeno a la comunidad quizá pueda pensar: “¡Qué gracioso que tengas que aprender cómo ligar y cómo hablarle a una chava!”.

“Hay veces en las que no tienes la inteligencia social suficiente o la experiencia social o tus antecedentes sociales no son los mejores como para que tengas referencia de cómo actuar con el sexo opuesto o con el mismo sexo, porque también en la comunidad hay gente que liga a gente del mismo sexo o bisexuales. También hay una comunidad femenina de la seducción.

“Efectivamente es controvertida, pero prefiero que se rían de que tienes que aprender cómo conquistar chavas, en vez de que digan: ‘Ese güey solo liga empedando a las mujeres y llevándolas inconscientes a su casa’ o puede ligar, pero insinuándose con sus empleadas o solo puede estar con prostitutas o su única manera de interactuar es solo a través de Onlyfans —un portal que se ha popularizado por contenido para adultos relacionado con sexo—. Creo que eso me daría más pena y me avergonzaría más a que sí aprendes a ligar”.

—¿En qué consisten estas técnicas para ligar?

—Lejano de lo que en su momento muchos gurús de la seducción llegaron a decir, de que tenías que ser muy extrovertido y tenías que decir cosas muy transgresoras, básicamente se trata de tener inteligencia social. Para quien no está dentro de la comunidad debe ser casi imperceptible. Dicen que el buen juego es el juego que no se ve. Al abordar a una chava podrías llegar platicando sobre qué maquillaje usó o qué marca de maquillaje usa o la combinación de ropa o si tiene una mascota. De dónde yo aprendí no hay un guion. Hay una parte de la comunidad que tienen sus “enlatados” y te dicen que, si ves algo, debes contestar de determinada manera. Lo que yo aprendí es un juego o una interacción más natural. No hay algo programado. Fluyes con la interacción y aprendes a improvisar sobre la interacción.

Te interesa: Misoginia y ‘machoesfera’: una amenaza terrorista en los patios de las escuelas

—¿Algunos sectores de la comunidad sí utilizan “manipulación” en vez de esa interacción natural e inteligencia social?

—Como en toda comunidad, hay gente buena y mala. Si una persona cae en la manipulación o en mañas y artimañas para ligarse a la persona, pues creo que no es seducción, porque la seducción es buscar atraer a la persona y no estar en un rincón viendo a tu presa e ideando cómo te la vas a llevar a tu cuarto y qué vas a decir. Creo que es un insulto a la inteligencia femenina el decir que con solo decir “bibidibabidibú” te van a aventar las tangas en la cara. Así no es como funciona. No hay el botoncito clave para que simplemente se lo piques y que la mujer vaya a hacer lo que tu digas. Eso es falso. Esa gente que recurre a usar alcohol o drogas no tiene nada que ver con los valores de la comunidad.

—¿Cuáles son los valores de la comunidad PUA?

—Los valores o el código no escrito de la comunidad podrían ser que siempre agreguen valor al set o grupo de personas al que vas a ir a hablar. Siempre, llegar en un estado emocional alegre. Con buen humor. Eres libre de hablarle a cualquier persona y la otra es libre de rechazarte. Así de simple. Siempre dejar la mejor imagen que puedas. Tan sencillo como si te dicen: “Vete al diablo. No estoy interesado o interesada”. Respondes: “Muchas gracias. Hasta luego”. Y bye.

“Lo segundo es abordar completamente sobrio. Puede parecer completamente disociativo que estés en un antro y estés sobrio, pero es como se hace. Sin consumo de drogas y sin consumo de alcohol. Tampoco debes buscar seducir a una persona que no esté en un estado psíquico pertinente. Hay que evitar ligar con personas que tienen un consumo de alcohol alto para evitar problemas. Si eres mayor de edad, evita interactuar con personas menores de edad. Muchas personas que van en prepa o en universidad se interesan en la comunidad, pero es una edad muy temprana para que te metas en ella”.

También lee: ‘Los hombres se pueden beneficiar al erradicar el machismo’

—Al tener varias parejas, ¿cuáles son las precauciones que tomas para evitar enfermedades de transmisión sexual?

—Se romantiza la idea del Pickup Artist. Se piensa que entrando vas a empezar a ligar a diestra y siniestra, pero es un proceso arduo. Hay gente que podríamos decir que ya tiene ese estilo de vida, de tener diferentes parejas sexuales. La educación en salud del PUA va desde cuidarse los oídos, porque estás en antros la mayoría del tiempo con volúmenes muy altos. También cuidar el sueño. De la salud sexual, si ya vas a estar en la comunidad, también tienes que ser un profesional en pocas palabras y actuar como tal: usar protección, realizarte chequeos y ante un encuentro (sin protección) mejor salir de la interacción.

“Hay mucha gente que entra en la comunidad por la genuina razón de quererse relacionar y encontrar a una pareja. Tengo amigos que han formado familias gracias a la comunidad. También hay gente que está un tiempo en la comunidad, luego se van a una relación de largo plazo y después regresan. Hay gente que se la quiere pasar todo el tiempo jugando. Hay alguien que tiene 50 años y sigue ligando chicas que le cortan 30 años. O hay quienes quieren conocer a una persona con la que sean afines”. N

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.