La excanciller insiste en que el presidente peruano supo de su vacunación

Agencia EFE
·3  min de lectura

Lima, 22 mar (EFE).- La excanciller de Perú Elizabeth Astete insistió este lunes en que el actual mandatario, Francisco Sagasti, supo de su vacunación irregular contra la covid-19 y que contó con su anuencia, lo cual ha sido rechazado por el Ejecutivo que le exigió su renuncia al conocer estos hechos.

Astete y la exministra de Salud Pilar Mazzetti renunciaron a sus cargos en febrero pasado después del destape del escándalo del "vacunagate", al conocerse que un grupo de funcionarios de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Salud se inmunizaron en forma secreta e irregular.

El expresidente Martín Vizcarra también se vacunó en forma irregular, en octubre pasado, con las dosis que llegaron al país para hacer los ensayos del laboratorio chino Sinopharm.

Durante una comparecencia ante la subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso que investiga este caso, Astete afirmó que es consciente del "error" que cometió y "de sus consecuencias negativas, a nivel personal e institucional".

Sin embargo, agregó que "acudí a vacunarme con el convencimiento de que se trataba de un procedimiento regular, en un acto público, a plena luz del día, y con la anuencia del presidente Sagasti".

AFIRMA QUE EL EJECUTIVO LO SABÍA

La excanciller dijo que el pasado 11 de febrero acudió al despacho de la presidenta del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, para responder sobre la vacunación que había recibido.

"Yo le dije de manera enfática que le dije al presidente antes de la vacunación. Luego de escucharme, la primera ministra me sugirió no involucrar al presidente, le contesté que no era mi intención hacerle daño ni al presidente de la República ni al Gobierno actual", manifestó Astete.

No obstante, en la carta de renuncia que le fue solicitada por Sagasti el 14 de febrero, la exministra no mencionó que el mandatario haya estado al tanto de su inmunización, como indicó en la sesión legislativa.

PRIMERA MINISTRA LO NIEGA

Bermúdez negó la afirmación de Astete, a través de un mensaje en Twitter, y agregó que nunca le sugirió que "que guardase reserva de nada, por el contrario al enterarnos le aceptamos inmediatamente su renuncia".

Astete, quien estuvo a cargo de las negociaciones para la compra de las vacunas, expresó que "es totalmente falso que yo haya recibido la vacuna para favorecer a (el laboratorio chino) Sinopharm, lo descarto categóricamente".

"Mi vacunación no tuvo que ver con el proceso de negociación ni con beneficios indebidos a esa empresa, como se me viene imputado falsamente", declaró la exministra de Exteriores.

EXMINISTRA DE SALUD NO LO RECUERDA

Por su parte, Mazzetti dijo que no tenía recuerdo de haber sostenido una reunión en Palacio de Gobierno en la que Sagasti haya sido informado de la vacunación de ambas exministras.

"No tengo ningún recuerdo donde el presidente haya asentido cosa semejante. Lo que tengo grabado en mi mente es el rostro que puso el presidente cuando yo le informé que me había vacunado y eso es algo que me va acompañar toda la vida", indicó la extitular de Salud ante la subcomisión legislativa.

"Me temo que tengo que dejarlo claro. Si tuviera recuerdo de eso, inmediatamente lo diría, porque sé que he estado bajo juramento de la comisión", añadió Mazzetti.

La médico de profesión subrayó que ningún funcionario o empresa influyó en su decisión de vacunarse, en enero pasado, y que ésta respondió a "la situación tan compleja que estamos viendo" y con una cantidad importante de trabajadores de ese ministerio enfermos por la pandemia.

IRREGULAR USO DE VACUNAS DE SINOPHARM

Ambas exministras fueron inmunizadas con un lote de dosis de Sinopharm adicional al que llegó el año pasado para realizar los ensayos con voluntarios en el país.

Ese lote adicional iba dirigido a proteger al equipo de investigación de las universidades Cayetano Heredia y San Marcos, a cargo de los ensayos en Perú, y a personal relacionado con los estudios, pero una parte de esas vacunas fueron utilizadas en funcionarios de ambos ministerios, los cuales han sido separados de sus cargos.

(c) Agencia EFE