La excéntrica carrera para suceder a Duterte en Filipinas: su hija, el heredero de un dictador, un boxeador y un jefe policial

·8  min de lectura
El presidente filipino, Rodrigo Duterte
Archivo

MANILA.- El hijo de un dictador, un policía de alto rango y un boxeador de fama mundial con un video de campaña al estilo hip-hop se encuentran entre los candidatos que se postulan oficialmente para reemplazar al presidente filipino Rodrigo Duterte, mejor conocido por su retórica de hombre duro y su guerra contra las drogas, que ha provocado la condena internacional.

Hay mucho en juego antes de las elecciones del próximo año. El mes pasado, la Corte Penal Internacional (CPI) dio luz verde a una investigación sobre posibles crímenes de lesa humanidad cometidos en Filipinas bajo Duterte, lo que hace que sus recientes movimientos para encontrar un sucesor amigo sean aún más importantes para su legado.

A los presidentes de Filipinas se les permite postularse por solo un mandato de seis años y, a principios de este mes, Duterte dejó de lado los rumores de que podría intentar continuar en el poder como vicepresidente. Los candidatos para las elecciones presidenciales del 9 de mayo de 2022 deben presentar la documentación esta semana. Estas son algunas de las figuras más importantes en carrera.

María Leonor ‘Leni’ Gerona Robredo

La vicepresidenta de Filipinas, Leni Robredo, saluda durante el anuncio de su candidatura a la presidencia del país, en la ciudad de Quezon, en la región metropolitana de Manila
La vicepresidenta de Filipinas, Leni Robredo, saluda durante el anuncio de su candidatura a la presidencia del país, en la ciudad de Quezon, en la región metropolitana de Manila


La vicepresidenta de Filipinas, Leni Robredo, saluda durante el anuncio de su candidatura a la presidencia del país, en la ciudad de Quezon, en la región metropolitana de Manila

Leni Robredo, la actual vicepresidenta y excongresista, se postula como candidata independiente, después de haberse enfrentado a Duterte durante años.

“Necesitamos liberarnos de la situación actual. Yo pelearé, pelearemos “, dijo Robredo, con un barbijo rosa, en un discurso en el que anunció su candidatura el 7 de octubre. Fue elegida en 2016 como líder del Partido Liberal.

En Filipinas, los presidentes y vicepresidentes se votan por separado, lo que permite cierto grado de disenso pública entre los dos.

“Los médicos decían que era un milagro”: el relato de la madre de la argentina que le rezó a Juan Pablo I

Pero la rivalidad de Robredo y Duterte fue particularmente intensa y, a menudo, personal. Los dos pelearon por muchos temas, desde la guerra contra las drogas y la pandemia hasta dónde enterrar al dictador Ferdinand Marcos.

Al principio de su mandato, Robredo, también ex abogada y activista, dijo que Duterte le había pedido que no asistiera a las reuniones del gabinete. Ella sugirió que era un misógino , mientras que él la llamó mentirosa.

Robredo también denunció la violenta guerra contra las drogas de Duterte como un fracaso y pidió un mayor escrutinio internacional de la campaña.

“No se puede matar adictos y declarar que el problema está resuelto”, dijo.

En su discurso de la semana pasada, Robredo dijo: “Si de verdad queremos liberarnos de esta situación, no son solo los apellidos de los que están en el poder lo que hay que cambiar. La corrupción, la incompetencia, la falta de compasión, deben ser reemplazadas por competencia e integridad en el liderazgo “.

Ferdinand ‘Bongbong’ Marcos Jr.

El exsenador Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr. posa tras presentar el registro de su candidatura en las presidenciales de 2022 ante la Comisión Electoral, en el Sofitel Harbor Garden Tent, en Manila,
El exsenador Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr. posa tras presentar el registro de su candidatura en las presidenciales de 2022 ante la Comisión Electoral, en el Sofitel Harbor Garden Tent, en Manila,


El exsenador Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr. posa tras presentar el registro de su candidatura en las presidenciales de 2022 ante la Comisión Electoral, en el Sofitel Harbor Garden Tent, en Manila,

Ferdinand Marcos Jr., exsenador de Filipinas, espera alcanzar el puesto que ocupó su padre durante dos décadas.

El dictador y cleptócrata Ferdinand Marcos ganó en 1965 las elecciones presidenciales como candidato del Partido Nacionalista. Después de ganar un segundo mandato, Ferdinand Marcos impuso la ley marcial, gobernando con mano de hierro, reprimiendo la disidencia con el cierre de los medios de comunicación y torturando y asesinando a civiles.

Solo después de un levantamiento popular masivo, Marcos dejó su cargo, huyendo en 1986 al exilio en Hawaii hasta su muerte. La familia Marcos, encabezada por Ferdinand y su esposa, Imelda, ha sido objeto de investigaciones y condenas por su corrupción generalizada.

“Enfrentándose a la posibilidad de ser arrestado por el nuevo régimen, Bongbong fue el primero de su familia en regresar del exilio en 1992″, se lee en el perfil del Senado de Marcos Jr. “Tan pronto como puso un pie en suelo filipino, continuó la labor donde la había dejado y comenzó a servir al pueblo filipino una vez más”.

En su sitio web, Marcos Jr. destaca sus credenciales de educación superior estadounidenses y británicas (cuya importancia fue puesta en duda), así como su trabajo en energías renovables y en apoyo de una ley que definió lo que constituye el mar territorial filipino.

El anuncio de la candidatura de Marcos Jr., bajo el Partido Federal de Filipinas, fundado por firmes aliados de Duterte, provocó protestas de grupos de derechos humanos, que invocaron las atrocidades de violaciones de los derechos humanos y las riquezas no devueltas de los tiempos de la ley marcial.

“Es una bofetada en el rostro de las víctimas de la tortura, las violaciones y las desapariciones generalizadas”, dijo el líder de la protesta Tinay Palabay. “Algunas familias todavía están buscando víctimas desaparecidas de la ley marcial hasta ahora”.

Emmanuel ‘Manny’ Pacquiao

Manny Pacquiao hace gestos a los fanáticos después de su pelea por el título welter de la AMB contra Yordenis Ugas en T-Mobile Arena el 21 de agosto de 2021 en Las Vegas, Nevada. Ugas retuvo su título por decisión unánime
ETHAN MILLER


Manny Pacquiao hace gestos a los fanáticos después de su pelea por el título welter de la AMB contra Yordenis Ugas en T-Mobile Arena el 21 de agosto de 2021 en Las Vegas, Nevada. Ugas retuvo su título por decisión unánime (ETHAN MILLER/)

Manny Pacquiao es conocido en todo el mundo como uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos. Pero en Filipinas es muchas cosas: senador, cantante de baladas, dueño de una granja y entrenador de baloncesto.

Nacido en la pobreza , Pacquiao escribió que “no hubo tiempo para ser holgazán. La vida de mi familia estaba en juego. (...) ¡Tuve que luchar!” Es famoso por su generosidad y su poder para paralizar el tráfico en Manila cada vez que peleaba.

Las posturas políticas de Pacquiao a menudo fueron impulsadas por su fe. Un convertido al cristianismo siendo adulto, invoca la Biblia en el Senado, usándola para oponerse al aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el divorcio. También respaldó medidas controversiales de Duterte, incluida la reintroducción de la pena capital. “Incluso Jesucristo fue condenado a muerte debido a que el gobierno impuso la norma”, dijo el boxeador en 2017.

Pacquiao colgó los guantes en septiembre, anunciando un retiro completo del boxeo en un brillante montaje de video de 14 minutos, con fotos de la infancia, momentos destacados de las peleas y minutos de agradecimiento, antes de pasar por completo a un video musical. Su impresionante carrera en el boxeo lo dejó con un récord de 62 victorias (39 nocauts), 8 empates y 2 derrotas.

“Acabo de escuchar la campana final”, dijo Pacquiao en un video híbrido filipino-inglés de cabezas parlantes. “Ya terminé con el boxeo”.

Francisco ‘Isko Moreno’ Domagoso

Francisco ‘Isko Moreno’ Domagoso
Francisco ‘Isko Moreno’ Domagoso


Francisco ‘Isko Moreno’ Domagoso

Francisco Domagoso, exactor y alcalde de la capital del país -que es más conocido por su pseudónimo Isko Moreno- se presenta como candidato unificador.

“Aprendió las costumbres de las duras calles de Tondo”, dice su biografía en la página de la alcaldía , mientras pasaba su infancia en los barrios bajos de Filipinas como revendedor de chatarra. Pero en 1993, un buscador de talentos filipino encontró a Domagoso y lo convirtió en un popular presentador de programas de entretenimiento. A partir de ahí, ascendió en las filas políticas de concejal de la ciudad a alcalde de Manila.

En un video blog (vlog) promocional que publicó el 4 de octubre llamado “Vlog de Isko: Otro día más en el trabajo”, Domagoso relata el día de su presentación de candidatura, deteniéndose en el camino en una parroquia local y un hospital. “Puedo trabajar con cualquiera”, dijo.

“Hoy seré parte de la historia”, dijo, con una máscara negra colgando de su cuello, “y espero ser parte del destino”.

Los Dutertes

El presidente Rodrigo Duterte había dejado flotando recientemente la posibilidad de una carrera por la vicepresidencia en 2022, lo que levantó la alarma entre los críticos y expertos legales. Pero en octubre anunció que se retiraba por completo de la política.

Citando una encuesta que señaló que la mayoría de los filipinos creían que su carrera sería inconstitucional, Duterte dijo: “En obediencia a la voluntad del pueblo, que después de todo me colocó en la presidencia hace muchos años, ahora les digo a mis compatriotas: seguiré sus mandatos.”

El presidente también había planteado la idea de que su hija, la alcaldesa de la ciudad de Davao, Sara Duterte, se postularía para la presidencia. Pero ella no presentó los documentos de candidatura. En cambio, dijo que está solicitando la reelección como alcaldesa de la ciudad de Davao, un cargo que Duterte ocupó durante décadas.

“También me duele tener que decirles a mis amigos que no puedo darles lo que quieren”, escribió la alcaldesa en una publicación de Facebook el 6 de octubre. “Quiero terminar mi último mandato como alcaldesa antes de asumir otro cargo. Muchos de ustedes están heridos, desanimados y desesperados, pero aún podemos trabajar juntos por nuestra gente. … No necesitamos un presidente para que nos ayude”.

Ronald ‘Bato’ dela Rosa

Ronald ‘Bato’ dela Rosa
Ronald ‘Bato’ dela Rosa


Ronald ‘Bato’ dela Rosa

Ronald “Bato” dela Rosa fue durante mucho tiempo la mano derecha de Duterte. Bato, como se lo conoce, significa “roca”.

Exdirector de policía de la ciudad en la ciudad natal de Duterte, Dela Rosa fue la elección del presidente para jefe de la Policía Nacional de Filipinas, un puesto que lo convirtió en el supervisor y arquitecto principal de la guerra contra las drogas empapada de sangre en el país. Dela Rosa, notoriamente duro con el crimen, aplicó estrategias policiales antidrogas de línea dura.

En el último momento presentó su propia candidatura presidencial. El exjefe de policía fue nominado por una facción del partido PDP-Laban de Duterte, luego de que otros candidatos rechazaran el respaldo. En medio de las luchas internas, Pacquiao se está postulando con la otra facción del partido.

Dela Rosa dijo que se haría a un lado si la hija de Duterte decidiera presentarse, pero de lo contrario “seguirá adelante con la candidatura”.

The Washington Post

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.