A un exboxeador le quisieron robar el perro y se defendió a las trompadas

LA NACION
·2  min de lectura

Un exboxeador amateur y dueño de un pub en Gales fue víctima de un intento de robo, cuando quisieron llevarse a su cachorra Collie de 20 semanas. Mientras paseaba a la mascota sin correa en Carmarthenshire -una localidad de 187.000 habitantes- dos hombres la alzaron y se negaron a devólversela. Fue entonces cuando el exdeportista vio que tenía que usar sus habilidades para defenderse y recuperar a Rosie, su perrita.

James Cosens tiene 29 años y relató en un programa de televisión local cómo fue el episodio. Contó que, al principio, pensó que los ladrones estaban siendo amigables, hasta que lo amenazaron diciéndole que, si intentaba recuperarlo, ellos reaccionarían con violencia.

El club de fútbol que llevó la cara de Carlos Menem en la camiseta

"Si tratás de agarrar de vuelta a tu perro, voy a tener que pegarte una piña", le dijo uno de los extraños. Inmediatamente el exboxeador le pegó una piña a uno de ellos y forcejeó para tomar a Rosie, pero el que no había sido golpeado lo estaba atacando por la espalda.

"Pensé que podría haberme ido pero eso involucraba dejar a la perra y no era una opción. Entonces conseguí lanzarle un puñetazo que lo mandó al piso", describió además James. Sin embargo, el hombre seguía agarrando muy fuerte a la mascota desde el piso. Finalmente, el dueño pudo recuperar a su perro, pero volvió a ser molestado por atrás.

"Conseguí dejarlos medio maltrechos y me aseguré de tener una salida segura", continuó. Asimismo, dijo que fue "horrible" ser amenazado por los extraños pero se habría generado "una conversación muy incómoda" si volvía a su casa sin el perro. James está casado con Samantha, con quien tiene a Jacob, un niño pequeño.

Carlos Menem se dio el gusto de jugar el básquet en el Luna Park

Finalmente, reflexionó que, a pesar de que pasear al perro es una de las actividades que están legalmente permitidas durante el aislamiento, la gente tiene miedo de hacerlo. Es que el "dognapping" -secuestro de perros- es una práctica que creció recientemente en Reino Unido. Según la organización DogLost, este tipo de robos crecieron en un 170% durante el último año. Pero, gracias a sus habilidades como boxeador, Cosens consiguió mantenerse al margen de tal cifra.