Exasistente de Trump, Peter Navarro, les dijo a agentes que le entregaron citación “largo de aquí”, según DOJ

·3  min de lectura

Los fiscales federales que trabajan para el Departamento de Justicia han dado más detalles sobre el arresto del exasesor de Trump, Peter Navarro. Contradicen su versión del evento y describen el comportamiento extravagante y combativo que mostró el notorio negacionista de las elecciones de 2020.

A Navarro lo arrestaron y procesaron por desacato criminal al Congreso en junio de este año. El cargo se relaciona con su negativa a cooperar con el comité selecto que investiga el motín del Capitolio del 6 de enero y los eventos que lo provocaron. Navarro describió públicamente cómo desempeñó un papel clave en la formulación del plan fallido para que Mike Pence anulara la elección de Joe Biden en el Congreso.

Al declararse inocente, Navarro trata de obligar al gobierno a que le entregue más evidencia a través del descubrimiento (de evidencia sin necesidad de citaciones), pues afirma que retiene información a la que tiene derecho. Sin embargo, en una presentación ante el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito de Columbia, el Departamento de Justicia disputa su afirmación en los términos más contundentes.

“Si bien el volumen de descubrimiento puede ser pequeño, su volumen no es un reflejo de su minuciosidad”, dice el documento. “En cambio, refleja la naturaleza directa de este caso: el acusado recibió una citación, ignoró la demanda de documentos de la citación y se negó a comparecer para declarar a pesar de la advertencia de que debía hacerlo”.

Además de desestimar la demanda de descubrimiento de Navarro por sus méritos, el departamento también brinda un relato fulminante de los eventos que llevaron a su arresto, el cual Navarro ha descrito varias veces en los medios de derecha como injustos, excesivos y deliberadamente humillantes, una descripción que el departamento llama “una tergiversación de los hechos y su postura frente al gobierno al momento de su detención”.

Según la presentación, si bien Navarro afirma que se le prohibió injustamente informar a las autoridades en lugar de ser arrestado, las fuerzas del orden normalmente no ofrecen esa opción a los acusados “combativos” que aún no tienen representantes legales.

“Y solo unos días antes”, dice el documento, “cuando los agentes del caso intentaron entrevistarlo y entregarle una citación en su residencia, el acusado al principio se negó a abrir la puerta y luego, cuando lo hizo, le dijo a los agentes ‘largo de aquí, ca***’”.

(En este punto aparece una nota a pie de página: “Esta interacción fue grabada y reproducida como prueba al Acusado el 14 de junio de 2022. El Gobierno puede proporcionarla al tribunal si es necesario”).

El departamento dice que dado que Navarro “tiene un extenso historial de tener cobertura en las noticias”, decidió arrestarlo en un lugar fuera de la vista en un aeropuerto para “evitar un circo mediático”. Sus afirmaciones de que fue tratado inusualmente mal, dice el equipo de gobierno, “no tienen mérito”.

Navarro, quien el próximo mes publicará un libro titulado Taking Back Trump’s America: Why We Lost the White House and How We’ll Win It Back, aún no ha emitido una respuesta a la presentación.

Es uno de varios miembros clave del equipo de Trump que se ha negado a cooperar por completo con las citaciones del comité selecto del 6 de enero, entre ellos el exjefe de gabinete, Mark Meadows, y el agitador de extrema derecha, Steve Bannon. A Bannon lo declararon culpable en un juicio el mes pasado.