Exasistente de Melania Trump no descarta exponer más evidencias de la exprimera dama

James Crump and Mayank Aggarwal
·4  min de lectura
<p>Winston Wolkoff trabajó como asesora no remunerada de la esposa de Trump desde enero de 2017 hasta febrero de 2018.</p> ((AFP via Getty Images))

Winston Wolkoff trabajó como asesora no remunerada de la esposa de Trump desde enero de 2017 hasta febrero de 2018.

((AFP via Getty Images))

La exasesora y amiga de Melania Trump ha insinuado que tiene aún más grabaciones para respaldar las afirmaciones poco halagadoras que hizo sobre la exprimera dama en sus memorias, luego de que el Departamento de Justicia (DOJ) retirara su caso contra su libro.

En sus memorias, Melania & Me, que se publicaron en septiembre de 2020, Stephanie Winston Wolkoff, de 50 años de edad, hizo múltiples afirmaciones sobre Melania, incluido que los fondos para la toma de posesión del expresidente Donald Trump en 2017 se habían utilizado indebidamente.

Su libro también recordó los desacuerdos que tuvo la exprimera dama con su esposo Donald Trump, así como una rivalidad aparentemente tensa con su hija Ivanka.

Winston Wolkoff, quien trabajó como asesora no remunerada de la esposa de Trump desde enero de 2017 hasta febrero de 2018, ha dicho que las anécdotas se basan en grabaciones encubiertas que hizo de la exprimera dama durante el tiempo que trabajó para ella y lanzó varias de las cintas mientras promociona el libro.

Hizo las afirmaciones después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos retirara una demanda en su contra el lunes, en la que había sido acusada de romper un acuerdo de confidencialidad con su libro revelador sobre Trump.

Si bien la autora ha dicho que se cumplieron los términos de su acuerdo de no divulgación y que las cláusulas de confidencialidad expiraron una vez que se rescindió su contrato para trabajar para Melania Trump, el Departamento de Justicia argumentó en la demanda inicial que ella violó sus términos al no compartir un borrador de su libro con el gobierno antes de su publicación.

Sin embargo, el lunes, solo dos semanas después de que Joe Biden se convirtiera en presidente, el Departamento de Justicia abandonó el caso y luego le dijo a Político que hacerlo era "en el mejor interés de los Estados Unidos según los hechos y la ley".

Winston Wolkoff causó sensación el año pasado después de que publicó grabaciones cortas de Trump que hizo de manera encubierta mientras trabajaba para ella, y en una de ellas se escuchó a la exprimera dama llamar a Stormy Daniels una "prostituta porno".

En otro, se distanció de las políticas de inmigración de Trump, mientras se le oía preguntar "¿A quién le importan las cosas y las decoraciones navideñas?" en una grabación separada.

Tras la desestimación de la demanda el lunes, Winston Wolkoff publicó una serie de tweets triunfantes, afirmando que tenía aún más grabaciones de Melania.

"Melania abrió la caja de Pandora que involucraba al Departamento de Justicia. El enorme tesoro de comunicaciones y documentación que poseo y compartí cuenta la verdadera historia sobre 'por qué' y 'cómo' se 'crearon' y 'terminaron' los contratos y quién estuvo involucrado", tuiteó el martes.

Winston Wolkoff agregó: “Los Trump me amordazaron y trataron de silenciarme a mí y a la verdad. ¡La justicia prevaleció! Los Trump utilizaron al Departamento de Justicia como sus abogados personales. Se está restaurando la justicia en nuestra gran nación para servir al pueblo y no a los intereses de los que están en el poder".

Afirmó que la desestimación del caso del departamento en su contra fue “una reivindicación contra las fuerzas del expresidente y Melania en adelante, que intentaron ejercer su poder para silenciarme intimidándome para que no dijera la verdad.

"Esta demanda fue un intento infructuoso de Donald y Melania de utilizar el Departamento de Justicia para perseguir sus intereses personales, silenciándome e intimidándome por un discurso protegido por la Primera Enmienda".

El caso contra Winston Wolkoff se consideró inusual porque utilizó una vía legal que el gobierno de los Estados Unidos normalmente reserva para exfuncionarios de los servicios de seguridad y denunciantes.

Una letanía de exempleados de Trump también publicó memorias, incluidos aquellos que dejaron la Casa Blanca en malos términos con el expresidente, sin enfrentar acciones legales.

Después de la publicación del libro, Stephanie Grisham, portavoz de la Melania Trump, dijo que las memorias "no sólo se engrandecen enormemente, simplemente no son veraces".

Relacionados

Melania Trump finalmente condena los disturbios en el Capitolio

Melania Trump cree que Donald “es mucho más feliz” desde que ya no está en Twitter, informa un asistente

Melania Trump contrata personal para continuar con su ridiculizada iniciativa Be Best