El exabrupto de Beatriz Sarlo antes de declarar por el vacunatorio vip

·2  min de lectura
Beatriz Sarlo llega a Comodoro Py para declarar por las vacunas vip
Ricardo Pristupluk

Este miércoles a la mañana, Beatriz Sarlo declaró como testigo por el escándalo del vacunatorio vip, y señaló que quien le había ofrecido vacunarse contra el coronavirus antes de tener su turno había sido Soledad Quereilhac, esposa del gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Pero antes de ingresar a los tribunales de Comodoro Py, rodeada de periodistas, la ensayista y escritora profirió un potente exabrupto. “¿Pero vos te creés que yo soy pelotud...?”, le dijo la intelectual a una cronista.

Rocío Guirao Díaz y Nicolás Paladini se mudaron a Miami con sus hijos: “Los sueños se cumplen”

Antes de ingresar a Comodoro Py, donde declaró y entregó su información al fiscal Eduardo Taiano y la jueza María Eugenia Capuchetti, la ensayista se detuvo un momento para dialogar con los periodistas que se encontraban en la puerta del lugar.

Gonzalo Heredia, contra Viviana Canosa por sus dichos sobre la violencia de género: “Vergüenza ajena”

Sarlo había dicho en un programa televisivo que le habían ofrecido la vacuna Sputnik V “por abajo de la mesa” pero que no la había aceptado por una cuestión de ética. Sin embargo, nunca dijo quién era que le había ofrecido inocularse por fuera del calendario establecido. Hasta el día de hoy, cuando informó a la jueza que el ofrecimiento llegó a través de Quereilhac.

Antes de declarar y ante las consultas de los periodistas para averiguar el nombre de la persona que le ofreció la vacuna, Sarlo tuvo un exabrupto que la hizo salir por un instante de su halo de intelectualidad. “La información va acá”, dijo y señaló el edificio de los tribunales de Comodoro Py " Si el servicio de prensa o la jueza consideran que (el nombre) lo tienen que pasar a la prensa, se lo pasarán”, advirtió.

Horóscopo chino semanal: ¿qué te depara del 10 al 17 de marzo?

Instantes más tarde, ante la insistencia de una periodista para saber si el que le quiso facilitar la vacuna era “algún funcionario” o “un gobernador”, Sarlo sentenció: “¿Vos te creés que yo soy pelotud...?”.

Luego de eso, la escritora se dirigió a emitir su declaración. Pero un minuto antes de entrar, más tranquila, y ante la pregunta de por qué no aceptó la vacuna cuando se la ofrecieron, dijo: “Porque tengo ética. Punto”.