Evo Morales: "Quiero que haya presencia de Rusia en América Latina"

LA NACION

LA PAZ.- A casi un mes de renunciar al cargo de presidente de Bolivia, y desde México, país en el que se asiló tras las protestas generadas por las elecciones que le dieron un cuarto mandato pero que fueron denunciadas como fraudulentas, Evo Morales habló sobre la situación en América Latina y dijo que quiere que "haya presencia de Rusia" en el continente.

En diálogo con el diario español ABC, el exmandatario aymara se refirió a las versiones que señalan a China y a Rusia como posibles impulsores de manifestaciones contra los gobiernos de derecha en Ecuador y Chile.

"No tengo información. Tengo buena relación con China y con ellos siempre hablé de comercio, de desarrollo, de invertir. Con Rusia estamos esperando y quiero que haya presencia de Rusia en América Latina para frenar esta forma de hegemonizar. Queremos buenas relaciones con Rusia que permitan equilibrar la situación", indicó Morales, quien fue sucedido en el puesto para liderar el país por la exsenadora Jeanine Áñez, quien juró el 13 de noviembre en una ceremonia sin quórum, escoltada por la Biblia y apoyada por la oposición.

Asimismo, al ser consultado sobre el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que lo acusaba del fraude electoral, Morales denunció que se tomaron "decisiones políticas y no técnicas".

Crisis en Bolivia: los hijos de Evo Morales llegaron a la Argentina

"El acuerdo con la cancillería de la OEA fue que había que entregar un informe el día 13 de noviembre. El día 10 de noviembre en la madrugada nos pasan la información preliminar y vimos que había decisiones políticas y no técnicas. Entonces, pedí hablar con Luis Almagro, el secretario general. No pude hablar con él", explicó el exmandatario, que en la región cuenta con el apoyo de los gobiernos de Cuba, México, Venezuela y con el visto bueno de la futura administración de Alberto Fernández, presidente electo de la Argentina.

Asimismo, añadió: "Avisé que con ese informe iban a provocar muertos en Bolivia. Hasta la semana pasada no hay informe oficial de la OEA. Con ese informe, se fortaleció el golpe de Estado, que se inició el 21 de octubre, el día después de las elecciones". Morales asegura que su administración fue traicionada con un golpe de Estado perpetrado por los sectores de la derecha que desde que llegó al poder lo discriminan por sus orígenes.

"Es racismo que ha pasado a fascismo. ¿Qué entiendo por fascismo? Con violencia quemar propiedades privadas, otra cosa es quemar instituciones públicas, pero luego fueron contra militantes, dirigentes del gobierno a quemar sus casas. Quemar la casa de mi hermana y amenazar a la gente si no renuncia. Entonces, ¿de dónde viene la amenaza al pueblo? ¿Cuánta gente ha sido procesada por estos actos?", dijo Morales, quien se fue de Bolivia tras un mensaje delas Fuerzas Armadas en el que le sugirieron que renuncie porque ya había perdido incluso el apoyo esta institución.

Morales renunció a la presidencia de Bolivia el 10 de noviembre, luego de tres semanas de protestas surgidas tras unos comicios en los que la oposición lo acusó de pretender un cuarto mandato consecutivo mediante fraude.

Candidato

El expresidente boliviano Carlos Mesa anunció ayer que se presentará en las presidenciales que se celebren en su país tras el desplazamiento de Evo Morales del Palacio Quemado, y dijo que buscará resarcirse del "fraude" que le perjudicó en el recuento de los comicios de octubre.

"Sí, sí, yo voy a ser candidato en las próximas elecciones", afirmó Mesa en unas breves declaraciones a la prensa. "Espero tener un resultado que me recupere del robo del que fui víctima", añadió el líder de Comunidad Ciudadana, en relación al resultado electoral de la elección presidencial del 20 de octubre que fue cuestionado por la OEA y desató la crisis política.

El recuento de los resultados apuntaba a una segunda vuelta entre Morales y Mesa, pero la transmisión de datos se detuvo la noche del mismo 20 y en la reanudación del recuento, a la mañana siguiente, hubo un repentino cambio de tendencia que pasó a augurar una victoria del entonces presidente en la primera vuelta.

Mesa, que fue presidente boliviano entre 2003 y 2005, confió en que las elecciones se celebren "probablemente en el mes de marzo o abril del año que viene".

Agencias AFP y Télam