Evo Morales: "Arribé a la Argentina para seguir luchando por los más humildes y para unir a la Patria Grande"

LA NACION

"Hace un mes llegué a México, país hermano que nos salvó la vida, estaba triste y destrozado. Ahora arribé a Argentina, para seguir luchando por los más humildes y para unir a la #PatriaGrande, estoy fuerte y animado. Agradezco a México y Argentina por todo su apoyo y solidaridad". Con este mensaje, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, anunció en Twitter que estaba en el país tras aterrizar en Ezeiza.

A poco más de un mes de renunciar por las protestas desatadas en su contra tras las elecciones presidenciales del 20 de octubre, denunciadas por fraudulentas desde la oposición, Morales está en Buenos Aires para reunirse con sus hijos y acercarse a su país. En un primer momento el dirigente se había asilado en México pero al conocer que el nuevo presidente, Alberto Fernández, estaba dispuesto a brindarle asilo, se mostró ansioso de viajar.

Llegó esta mañana proveniente de Cuba, país al que había llegado días atrás. "Mi eterno agradecimiento al presidente @lopezobrador, al pueblo y al Gobierno de #México por salvarme la vida y por cobijarme. Me sentí como en casa junto a las hermanas y hermanos mexicanos durante un mes", agregó en redes sociales.

Tras arribar y haber sido recibido en carácter de asilado, Morales inició el trámite para quedarse como refugiado, estatus que le aprobaron después del mediodía.

De acuerdo con lo informado por el canciller Felipe Solá, Morales llegó acompañado de varios de sus exfuncionarios y todos iniciaron el trámite para ser aceptados como refugiados políticos, condición que debe ratificar el Ministerio del Interior, a cargo de Eduardo de Pedro.

Aquí el exmandatario se reunirá con sus hijos, Evaliz y Álvaro, quienes se encuentran desde hace tres semanas en la Argentina, donde fueron recibidos por el gobierno del expresidente Mauricio Macri tras una gestión personal que realizó Alberto Fernández.

"Evo está muy agradecido, nos dijo que se siente mejor acá que en México y no nos pidió ninguna custodia especial", aseguró Solá.