Evo, desde el exilio: "No daremos ni un paso atrás. ¡Patria o Muerte!"

LA NACION

Luego de llegar a México y dar una conferencia de prensa, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, utilizó su cuenta de Twitter para enviar un mensaje en tono de resistencia, diferente a los de los días previos.

"Ahora que hemos salvado la vida, muchas gracias al pueblo boliviano y al pueblo mexicano. No daremos ni un paso atrás ante los racistas y golpistas", comienza en mensaje que Morales subió a su cuenta oficial de Twitter.

El renunciante mandatario agregó: "Hoy vemos quienes son verdaderos enemigos de nuestro pueblo. Mientras tenga vida, la lucha sigue. ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!".

En un segundo mensaje, Morales agregó: "Como Gobierno de la Revolución Democrática y Cultural, no hemos equipado a las Fuerzas Armadas con avionetas y helicópteros para que las usen contra los más humildes. Mi pedido a las Fuerzas Armadas es que no se manchen con la sangre del pueblo que defiende la democracia, su dignidad e identidad".

"Felicito a nuestras hermanas y hermanos asambleistas del MAS-IPSP por actuar con unidad y dignidad para rechazar cualquier manipulación de la derecha racista, golpista y vendepatria. Permanecemos unidos en la defensa de la democracia, el Estado de Derecho, la vida y la Patria", cerró Morales en un tercer mensaje.

Un largo viaje a México

Morales, determinado a seguir en la política, llegó hoy a México, después de un sinuoso periplo de más de 15 horas por el espacio aéreo de América Latina.

Cambios de último momento por parte de gobiernos de los países sobrevolados ocasionaron un retraso de ocho horas en el vuelo del avión militar mexicano puesto a disposición de Morales, acogido como asilado político en el país azteca tras renunciar a la presidencia boliviana el domingo.

El exdirigente, que había partido la noche del lunes desde Bolivia, finalmente aterrizó en el aeropuerto internacional Benito Juárez de la capital mexicana poco después del mediodía argentino.

En remera azul y jeans, estrechó muy sonriente la mano del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, que acudió a recibirlo.

"Gracias a México, a sus autoridades, pero también quiero decirles que mientras tenga la vida seguimos en política, mientras esté en el tren de la vida sigue la lucha", dijo en una primera declaración en el hangar del Ejército en el aeropuerto. "No por este golpe voy a cambiar ideológicamente", añadió.

El mandatario de México, izquierdista igual que Morales, Andrés Manuel López Obrador, se había declarado previamente "muy orgulloso de encabezar un gobierno en donde se garantiza el derecho de asilo".

Morales había liderado Bolivia desde 2006 como su primer presidente indígena.

Con información de la agencia AFP