Dos evaluaciones de un niño, con 6 años de diferencia, provocan la suspensión de una psicóloga infantil de Coral Gables

·2  min de lectura
Ridofranz/Getty Images/iStockphoto

La licencia de una psicóloga clínica infantil de Coral Gables fue suspendida por la Junta de Psicología del estado hasta que sea evaluada por la Professionals Resource Network (PRN), uno de los programas que se ocupan de los profesionales médicos con problemas.

Según la orden de la Junta de Psicología, si a la Dra. Tricia Cassel se le “diagnostica un padecimiento que le impida practicar la Psicología con una habilidad razonable y seguridad para los pacientes, deberá cumplir todos y cada uno de los términos y condiciones impuestos por la PRN como resultado de la evaluación”.

“Si no necesita supervisión o tratamiento y la PRN no es adecuada, no se requerirá ninguna otra acción”.

A Cassel también se le impuso una multa de $1,000 y se le ordenó el pago de los costos de investigación del Departamento de Salud de la Florida, que ascienden a $2,816.48.

La orden que anuncia la suspensión de Cassel, que se publicó el 13 de mayo, dice que no presentó una respuesta a la queja administrativa del Departamento de Salud dentro de un plazo de 21 días, ni ella o su abogado asistieron a la audiencia.

El perfil en línea del Departamento de Salud de Cassel dice que tiene licencia desde el 7 de enero de 2010, sin problemas disciplinarios anteriores.+

La segunda prueba, ¿igual que la primera?

Un par de evaluaciones del mismo paciente, con seis años de diferencia, desencadenaron la queja administrativa.

La denuncia dice que vio a un niño de 10 años en mayo de 2014 y, después de hacer pruebas y hablar con el menor, hizo una evaluación psicopedagógica, un análisis detallado de las fortalezas y debilidades de aprendizaje de un niño en ese momento.

Una evaluación podría decir, por ejemplo, que un niño tiene un coeficiente intelectual muy superior al promedio y las relaciones espaciales de un futuro arquitecto, pero podría verse obstaculizado por problemas de memoria y un caso grave de trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Debido a que se supone que estas evaluaciones psicoeducativas son actuales, deben realizarse más de una vez. El niño fue llevado de nuevo en junio de 2020 para otra evaluación. La queja dice que a pesar de haber seis años más de historia, la evaluación de 2020 fue “idéntica o casi idéntica” a la de 2014 en la historia médica y de desarrollo; la historia psicológica; la historia y el funcionamiento académico; el resumen bajo la discusión de las pruebas; el resumen del informe; las conclusiones; y “60 puntuaciones separadas en el apéndice”.

En otras palabras, pareció que Cassel había reciclado la evaluación de 2014.

Cassel no cumplió las normas mínimas, indicó la queja, cuando “no integró ni sacó conclusiones con respecto” al paciente [en la evaluación de 2020] con base en las pruebas, así como la evaluación y la valoración [de Cassel] ... en junio de 2020”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.