Evaliz y Álvaro Morales: la lucha por el reconocimiento de los dos hijos de Evo Morales, que llegan a la Argentina

LA NACION

Los hijos del expresidente de Bolivia,Evo Morales, llegan hoy a la Argentina, luego de dejar esta madrugada su país, sumido en una profunda crisis institucional, y trece días después de que su padre dejara el gobierno presionado por las Fuerzas Armadas en medio de denuncias de fraude electoral y se refugiara en México.

Los dos hijos de Evo Morales, Álvaro Morales Peredo y Eva Liz Morales Alvarado, son de distintas madres y fueron reconocidos por el exmandatario varios años después de nacer.

La más grande es Evaliz, de 25 años, aunque solo se lleva unos pocos meses de diferencia con su hermano, de 24. Ambos estaban residiendo temporalmente en la embajada de México en La Paz y habían solicitado un salvoconducto para abandonar el país, que les fue otorgado el martes por el ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno interino de Jeanine Áñez.

Álvaro es hijo de Marisol Peredo, una docente rural. Nació en el Trópico de Cochabamba en 1995. Conoció a su padre a los 11 años, aunque para los medios fue conocido tres años después, en 2009, cuando protagonizó una entrevista en la que mostró las condiciones de pobreza en las que vivía y pedía ayuda para el tratamiento de su madre enferma.

"Yo le pido a mi papá que me ayude, nada más que eso. Una casa le pido, porque después, en toda mi vida no le he pedido nada", manifestó, entre lágrimas, Álvaro Morales Peredo, a los 14 años, ante una cámara de televisión.

Pasaron los años y la relación se recompuso. De hecho, hace unos meses, el hijo del expresidente se recibió en la carrera de Ingeniería Civil y Morales lo felicitó a través de las redes sociales. "Muy contento porque mi hijo Álvaro aprobó el examen final de Ingeniería Civil con un puntaje de 90 sobre 100", dijo. "Muchas felicidades, querido hijo, por este logro alcanzado con esfuerzo y disciplina. Sigue adelante para ser un buen profesional al servicio de nuestra sociedad", le deseó.

Evaliz Morales Alvarado nació en Curahuara de Carangas, en el departamento de Oruro, en 1994. "La enana", como la llama su padre, es hija de la dirigente del movimiento político Eje Pachakuti Francisca Alvarado Pinto, a quien Evo Morales conoció en 1992, durante un curso de formación política.

Cuando Evaliz tenía cinco años, su madre denunció que Morales no quería reconocer a su hija ni pagarle sus gastos. Después de varios años en juicio, en 2002, el exmandatario la reconoció y comenzó a enviar US$150 por mes para sus gastos, según consigna el diario La Tercera.

Evaliz, entonces, no solo se acercó mucho a su padre sino que además, en más de una oportunidad, tuvo que asumir el rol de primera dama en algunos eventos y viajes internacionales dado que su padre no está casado.

El año pasado, la joven se recibió de abogada y su padre fue el encargado de tomarle el juramento frente a 268 compañeros de Derecho en el campus de la Universidad Católica de Bolivia.

"Hace unos meses tuve el orgullo de verte culminar tus estudios, hoy pude verte jurar como abogada. Como la primera profesional, serás un ejemplo para las nuevas generaciones de nuestra familia", escribió Morales en Twitter.

"Papá, gracias por tu apoyo, la orientación que me has dado, por iluminar mi camino. Agradezco los consejos sabios que en el momento exacto has sabido darme, por ayudarme a tomar las decisiones que me ayuden a balancear mi vida y sobre todo por el amor tan grande que me das", le dijo la joven a su padre este año a través de Twitter.

De los dos hijos, solo Evaliz Morales Alvarado, pareciera tener una inclinación hacia la política, como su padre. "Mi hermano es un poco más [reticente], no le gustan esas cosas. A mí siempre me ha llamado más esto, sobre todo por mis papás, que han tenido que ver", manifestó la joven abogada en una entrevista con el programa La Resistencia, que se difunde en radio Erbol.