Evalentonados, los talibanes dicen ahora que “no hay pruebas” de que Osama ben Laden haya estado detrás del 11 de Septiembre

·4  min de lectura
Zabihullah Mujahid también llamó a "olvidar el pasado" y desestimó que en Afganistán se hayan retomado las restricciones contra las mujeres (AFP)
HOSHANG HASHIMI

KABUL.- En una de las primeras entrevistas a medios occidentales que dieron luego de asumir el poder de Afganistán, los talibanes aseguraron que “no existe evidencia” de que el líder terrorista Osama ben Laden haya estado detrás del atentado del 11 de septiembre a las Torres Gemelas.

Así lo afirmó el vocero de la fuerza militar extremista, Zabihullah Mujahid, ante la pregunta de un periodista de la cadena de televisión estadounidense NBC News, después de comprometerse, en nombre del grupo islamista, a no permitir que Afganistán se volviera a utilizar como base para las operaciones de Al-Qaeda, la organización terrorista que lideraba bin Laden.

“Cuando Osama bin Laden se convirtió en un problema para los estadounidenses, estaba en Afganistán. Aunque no había pruebas de que estuviera involucrado en el 11 de septiembre”, dijo Mujahid este miércoles frente a las cámaras, mientras lo escoltaba un grupo de talibanes armados.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, remarcó que existen "promesas de que el suelo afgano no será utilizado en contra nadie” (AFP)
HOSHANG HASHIMI


El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, remarcó que existen "promesas de que el suelo afgano no será utilizado en contra nadie” (AFP) (HOSHANG HASHIMI/)

Previo a ser ejecutado por Estados Unidos en 2011, bin Laden era el fugitivo más buscado del mundo por estar acusado de conspirar en los ataques del 11 de septiembre de 2001, por los que murieron casi 3000 personas en la ciudad de Nueva York.

Los talibanes habían proporcionado bases seguras en Afganistán para el líder de Al-Qaeda, quien había luchado junto a sus predecesores -los muyadhidines- contra la Unión Soviética, en la década de 1980, mientras construía su propia red terrorista.

Después de los ataques del 2001, el entonces presidente George W. Bush exigió que los talibanes lo entregaran y desmantelaran los campos de entrenamiento terrorista. Pero ellos se negaron, y, finalmente, el régimen islamista fue derrocado por la Alianza del Norte afgana y los ataques aéreos liderados por Estados Unidos.

Bajo este contexto, los oficiales militares han advertido que el colapso del gobierno afgano también podría significar un resurgimiento de Al-Qaeda. Aunque el grupo se ha debilitado sustancialmente desde 2001, sus combatientes permanecen en 15 de las 34 provincias de Afganistán, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Frente a esta incertidumbre, el portavoz talibán remarcó: “Hemos hecho promesas de que el suelo afgano no será utilizado en contra nadie”.

Borrón y cuenta nueva

En otra entrevista para el diario The New York Times, Mujahid aseguró que los talibanes quieren “olvidar el pasado” y reconstruir Afganistán. “Queremos construir el futuro y olvidar lo que sucedió en el pasado”, aseguró. Además, rechazó los temores generalizados acerca de que los talibanes buscan vengarse de sus enemigos y que quieren volver a imponer los duras restricciones hacia las mujeres, tal como lo hicieron cuando gobernaron el país, 20 años atrás.

Los talibanes comenzaron ayer a responder preguntas ante la prensa de Occidente (AFP)
HOSHANG HASHIMI


Los talibanes comenzaron ayer a responder preguntas ante la prensa de Occidente (AFP) (HOSHANG HASHIMI/)

En este sentido, el referente talibán afirmó que se malinterpretaron las primeras indicaciones hacia las mujeres, como el requisito de que estuvieran acompañados por un hombre cada vez que salieran a la calle. “Se aplica solo a viajes de tres días o más”, dijo, y aclaró: “Si van a la escuela, la oficina, la universidad o el hospital, no necesitan esa compañía”.

En nombre de los talibanes, Mujahid volvió a insistir en su preocupación por la fuga de cerebros de Afganistán, en el marco de la evacuación que lideran los países de Occidente, que hoy se vio interrumpida por un atentado: “No deberían interferir en nuestro país y sacar nuestros recursos humanos, como médicos, profesores y otras personas que necesitamos aquí”.

Se considera que Mujahid será el futuro ministro de Información y Cultura del gobierno talibán. Con 43 años, el portavoz del grupo islamista habla con fluidez pashto y dari, los idiomas principales de Afganistán, y se describe a sí mismo como nativo de la provincia de Paktia y licenciado en jurisprudencia islámica.

Diarios The Washington Post y The New York Times

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.