La eurozona cierra el año de la pandemia con una tasa de paro del 8,3 %

Bruselas, 1 feb (EFE).- La eurozona concluyó 2020, un año marcado por la pandemia del coronavirus, con una tasa de paro del 8,3 %, ya que la cifra no varió en diciembre con respecto a noviembre, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) el indicador también permaneció estable en el 7,5 % durante el último mes del año frente al undécimo, según informó este lunes la oficina de estadística comunitaria, Eurostat.

En términos interanuales, España anotó la segunda mayor subida del desempleo entre los países de la UE de los que Eurostat publicó datos hoy, ya que el indicador creció 2,5 puntos porcentuales frente a diciembre de 2019, ascenso idéntico al anotado en Irlanda.

En los diecinueve países que comparten la moneda única, el paro se incrementó en nueve décimas desde el 7,4 % registrado en diciembre de 2019, en tanto que en los Veintisiete la subida fue de un punto porcentual desde el 6,5 % detectado doce meses antes.

Eurostat estimó que 16 millones de hombres y mujeres en el club comunitario, de los que 13,671 millones se encontraban en la eurozona, no tenían trabajo en diciembre del año pasado.

Con respecto a noviembre de 2020, la cantidad creció en 67.000 personas en los Veintisiete y en 55.000 individuos en el club de la moneda común. Frente a diciembre de 2019, el número de parados aumentó en 1,951 millones de trabajadores en la Unión y 1,516 millones en los países del euro.

Por países, los mayores incrementos interanuales en diciembre de 2020 frente al mismo mes de un año antes se produjeron en Lituania (3,7 puntos porcentuales más, hasta el 10,1 %), España (2,5 puntos, hasta el 16,2 %) e Irlanda (2,5 puntos, hasta el 7,2 %), Letonia (1,7 puntos, hasta el 8,2 %) y Austria (1,5 puntos, hasta el 5,8 %).

Si se realiza la comparación mensual, el mayor aumento del paro entre noviembre y diciembre de 2020 se experimentó en Austria (3 décimas porcentuales más, hasta el 5,8 %). En España, el indicador creció una décima, hasta el 16,2 %.

En cuanto al paro juvenil, subió tres puntos porcentuales entre diciembre de 2019 y 2020 tanto en los países del euro (hasta el 18,5 %) como en todo el club comunitario (hasta el 17,8 %), lo que supuso un alza de 438.000 menores de 25 años parados en los Veintisiete y de 353.000 en la zona del euro.

Las subidas mensuales fueron de cuatro décimas en la eurozona y tres décimas en la UE. Comparado con noviembre de 2020, el desempleo juvenil creció en el último mes del año en 41.000 personas en la Unión y en 36.000 en el área de la moneda compartida.

Así, el pasado diciembre 3,138 millones de jóvenes no tenían trabajo en el club comunitario, de los cuales 2,590 millones residían en los Estados del euro.

Por lo que a España se refiere, el desempleo juvenil creció siete décimas entre noviembre y diciembre, mientras que en términos interanuales el incremento fue de 10,4 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 40,7 % en el último mes del año pasado, la mayor cifra entre los países de los que Eurostat facilitó datos este lunes.

Por géneros, la tasa de paro de las mujeres en la UE permaneció estable en el 7,9 % en diciembre con respecto a noviembre, y lo mismo sucedió con la de los hombres, que siguió en el 7,1 %.

En los diecinueve países que comparten el euro, el indicador entre las mujeres no varió y continuó en el 8,8 %, pero entre los varones aumentó una décima, del 7,8 % de noviembre, al 7,9 % de diciembre.

En términos interanuales, el paro entre los hombres avanzó ocho décimas porcentuales en la eurozona y en la UE, en tanto que entre las mujeres creció 1,1 puntos porcentuales en ambos espacios.

España sigue siendo uno de los Estados miembros con una mayor brecha de género en el desempleo, pues afecta al 14,2 % de los varones y al 18,4 % de las mujeres.

Eurostat explicó que los datos publicados este lunes se basan en los criterios que sigue la Organización Internacional del Trabajo (OIT), según los cuales una persona desempleada es un individuo sin trabajo que ha buscado un puesto laboral de forma activa en las últimas cuatro semanas y puede empezar a trabajar en las siguientes dos semanas.

Según dijo, la pandemia de coronavirus y las medidas aplicadas para hacerle frente han generado un "fuerte aumento en el número de peticiones de prestaciones por desempleo" en la UE.

Al mismo tiempo, "una parte significativa" de las personas que se habían inscrito en las oficinas del paro no estaban ya buscando empleo de manera activa o no podían trabajar si, por ejemplo, tenían que cuidar de sus hijos.

Esa situación lleva, según Eurostat, a discrepancias entre el número de parados registrados en las oficinas de desempleo y el número calculado según la definición de la OIT.

(c) Agencia EFE