La eurozona aboga por mantener el apoyo a la economía pese al mayor optimismo

·4  min de lectura

Bruselas, 25 jun (EFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona abogan por mantener el apoyo fiscal a la economía en 2021 y 2022 pese al mayor optimismo sobre la recuperación europea gracias al avance de la vacunación y el despegue del fondo de reconstrucción comunitario.

"La respuesta de política económica fuerte, rápida y coordinada de la Unión Europea y sus Estados miembros ha preparado el terreno para una recuperación robusta, inclusiva y sostenible de la crisis del covid-19", dice también la declaración aprobada por los líderes de los 19 países que comparten el euro en una cumbre celebrada hoy en Bruselas.

En el escueto texto, los mandatarios saludan la "continua y estrecha coordinación de las políticas fiscales en la eurozona, apoyada por el compromiso con la sostenibilidad fiscal, con el objetivo de establecer firmemente la recuperación y evitar efectos adversos prolongados de la pandemia".

"Todavía tenemos que regar los brotes verdes que estamos viendo", advirtió a los líderes la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, durante el encuentro, según fuentes europeas.

Lagarde señaló que se prevé que el PIB de la eurozona recupere los niveles previos a la pandemia en el primer trimestre de 2022, antes de lo esperado, y que los riesgos para la economía son ahora "más equilibrados".

Pero consideró que la política monetaria y fiscal tendrán que seguir "sustentando la actividad económica e impulsando la confianza" y que se necesitará un "apoyo continuado" para evitar que la crisis deje cicatrices a largo plazo.

En los últimos meses, las instituciones han revisado al alza sus previsiones de crecimiento para la eurozona, cuyo PIB aumentará un 4,6 % este año y un 4,7 % el próximo según las previsiones más recientes del BCE, emitidas hace dos semanas.

El avance de la vacunación, la retirada de restricciones y la puesta en marcha del fondo de recuperación de 800.000 millones de euros están detrás de la mejora, pero persisten riesgos ligados sobre todo a las nuevas variantes del coronavirus.

"Este año ha marcado la capacidad de los europeos de actuar rápido y bien en política monetaria, presupuestaria y de inversiones, lo que nos permite esperar ahora una salida de la crisis mucho más serena", dijo en una rueda de prensa el presidente francés, Emmanuel Macron.

El fondo de recuperación, recordó, ya es una "realidad", después de que la Comisión Europea haya emitido este mes los primeros 20.000 millones de euros en bonos para financiarlo y aprobado doce planes de recuperación nacionales, incluido el español.

Sin embargo, puntualizó el mandatario francés, habrá que "continuar asegurando tanto tiempo como sea necesario un repunte de la oferta", así como financiar inversiones punteras y a los sectores más afectados para recuperar el PIB previo a la crisis.

El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, se mostró a su llegada a la cumbre "muy optimista" sobre las posibilidades de que la economía del euro se recupere en el segundo semestre, pero advirtió de que este repunte es solo "el primer paso" de la recuperación y queda "mucho trabajo por delante".

A su juicio, en los próximos meses la "clave" será decidir el "diseño" de la política presupuestaria para 2022, para que asegure que el aumento de la demanda se traduce en una mejora del empleo y porque mientras algunos sectores ya "empiezan a reabrir", otros "todavía tardarán en recuperarse", especialmente los servicios que requieren contacto.

Para Donohoe este punto será más importante que el debate sobre la revisión de las normas de disciplina fiscal comunitaria, que los líderes no mencionan en su declaración. Está previsto que la Comisión retome la tarea a finales de este año y que el debate continúe a inicios del próximo, según el presidente del Eurogrupo.

UNIÓN BANCARIA

Por otra parte, los líderes volvieron a pedir a sus ministros de Economía y Finanzas que "acuerden sin dilación y sobre una base consensual" un plan de trabajo con un calendario concreto para completar "todos los elementos pendientes" de la Unión Bancaria, después de que no hayan logrado pactarlo en los últimos seis meses.

En esta falta de consenso, explicaron fuentes diplomáticas antes de la reunión, ha influido el calendario electoral en Alemania, que celebra comicios en septiembre y es la principal detractora del Sistema Europeo de Garantía de Depósitos (EDIS, en inglés).

Ante el estancamiento de esta iniciativa, planteada por primera vez en 2015, la estrategia actual de los Diecinueve es pactarla en paralelo a medidas para reducir el riesgo de los bancos que contenten a los países más reacios al EDIS, relativas, por ejemplo, al marco de gestión de crisis o las exposición de las entidades a la deuda soberana.

Por último, los líderes llaman a completar la Unión de Mercados de Capitales Europea y a eliminar barreras para su integración, en particular las relativas a las diferentes leyes nacionales sobre insolvencia.

Lagarde recordó que es de "vital importancia" avanzar en ambas "uniones" para apoyar la recuperación y financiar la transición ecológica.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.