Europa y Fundación Gates prometen vacunas para países pobres

·2  min de lectura
El presidente francés Emmanuel Macron habla en el Foro de París sobre la Paz, el jueves 12 de noviembre del 2020. (Ludovic Marin, Pool vía AP)

CORONAVIRUS-VACUNACIÓN-PAISES POBRES

El presidente francés Emmanuel Macron habla en el Foro de París sobre la Paz, el jueves 12 de noviembre del 2020. (Ludovic Marin, Pool vía AP)

PARÍS (AP) — Gobiernos europeos y la Fundación de Bill y Melinda Gates prometieron el jueves que proveerán centenares de millones de dólares en fondos de emergencia para una campaña global dirigida a garantizar que una eventual vacuna contra el coronavirus esté disponible rápidamente para los países pobres, aunque no estaba claro cómo pudiera suceder.

El dinero será destinado a iniciativas de desarrollo y distribución de vacunas coordinadas por un programa de la Organización Mundial de la Salud llamado ACT-Accelerator. Eso incluye a Covax, un ambicioso pero atribulado proyecto global para comprar y entregar vacunas a las personas más pobres del mundo.

Ninguna de las vacunas experimentales para el COVID-19 ha finalizado la fase avanzada de pruebas necesaria para probar su inocuidad y eficacia, pero varias podrían tener datos a presentar en las próximas semanas.

“Si las personas en países de ingresos bajos y medios no tienen vacunas,... el virus seguirá diseminándose y la recuperación económica continuará siendo demorada”, dijo el jueves el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en el Foro de París sobre la Paz, donde se anunció el fondo.

Francia y la Comisión Europea prometieron 100 millones de euros (118 millones de dólares) cada uno para la iniciativa. España prometió 50 millones de euros (59 millones de dólares), y la Fundación Gates, 70 millones de dólares (59,3 millones de euros).

Alemania y otros gobiernos europeos ya han prometido contribuciones similares. El nuevo financiamiento se añade a los fondos que los países contribuyeron previamente a Covax.

Tedros criticó a los países ricos que están haciendo pedidos de muchas más vacunas que sus totales de habitantes, y afirmó que “este es el momento de decir ‘no’ al nacionalismo de vacunas y ‘sí’ a nuestra humanidad compartida”.

Gran Bretaña, por ejemplo, ha ordenado 350 millones de dosis para su población de unos 67 millones de habitantes, aunque algunas vacunas requieren dos dosis. El primer ministro británico ha prometido reiteradamente que los residentes del Reino Unido estarán “en el grupo de vanguardia” para la entrega de vacunas.

La vasta mayoría de los suministros previstos de vacunas para el COVID-19 en el mundo para el 2021 ya han sido reservados por los países ricos. Es por tanto improbable que el mundo en desarrollo vaya a recibir cantidades significativas el año próximo, a menos que los productores de vacunas pueden aumentar significativamente la capacidad o se resuelvan asuntos de propiedad intelectual.