Europa se compromete a ayudar al Sahel en la lucha antiterrorista y desarrollo

Agencia EFE

Nuakchot, 30 jun (EFE).- Varios países europeos que participaron hoy en la cumbre de Estados de G-5 Sahel en Nuakchot se comprometieron a ayudar a los países africanos de esta región en la lucha antiterrorista, el desarrollo y la contención de las repercusiones económicas del coronavirus.

Durante la sesión plenaria de esa cumbre del G-5 Sahel (alianza que agrupa a Mauritania, Mali, Níger, Chad y Burkina Faso), la canciller alemana, Angela Merkel, anunció una ayuda de 180 millones de euros para apoyar a los países del Sahel en su lucha contra el terrorismo, complicada por los efectos de la propagación de la covid-19.

Parte de este monto, 120 millones euros, se asignará a las fuerzas armadas y de seguridad de los países del G-5 Sahel durante el período 2021-2022, y los 60 millones restantes se destinarán a proyectos de desarrollo en la misma región.

En esa cita del G-5 Sahel, con presencia del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente francés, Emmanuel Macron, se han sumado por videoconferencia el jefe de gobierno italiano, Giuseppe Conte; la canciller alemana, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Por su parte, el presidente del Gobierno español anunció durante su alocución el aumento de la presencia militar española en el Sahel y también de la ayuda financiera para la cooperación en esta región azotada por el terrorismo.

Así, informó de que España está dispuesta a elevar su presencia en la misión EUTM Mali, de la que es ya primer contribuyente. Fuentes del Gobierno explicaron que la idea es elevar hasta 300 el número de efectivos en dicha misión.

En cuanto a la cooperación, subrayó el compromiso financiero que tiene el Gobierno español con el Sahel y que asciende a más de 100 millones de euros, así como su participación activa en la Alianza Sahel, de cuya Asamblea General España acaba de asumir la presidencia.

El presidente francés subrayó durante una rueda de prensa celebrada al final de la cumbre que las fuerzas francesas permanecerán en el Sahel el tiempo que sea necesario según su utilidad y la voluntad de los Estados anfitriones.

"Dos criterios presiden esta presencia: una solicitud explícita de los países del G-5 Sahel y la utilidad y efectividad de nuestra intervención", explicó Macron.

El presidente galo enfatizó que el despliegue de sus tropas es provisional ya que "cuando vences a los terroristas en una región, es el estado (africano), su administración y sus servicios los que vienen a establecerse y permanecer allí".

Francia ha intervenido en el Sahel en 2014 con una fuerza denominada Barkhane y consiste en el despliegue de cerca de 5.000 militares franceses en varios países del Sahel, especialmente en Mali, con la misión de luchar contra los yihadistas.

Por su parte, el presidente mauritano, Mohamed uld Gazuani, que presidió la cumbre, acogió con beneplácito los progresos realizados en la implementación de la hoja de ruta resultante de la conferencia de Pau, celebrada el pasado enero en esta ciudad francesa.

El mandatario citó, entre estos logros, el regreso gradual de las fuerzas armadas de Malí al norte del país de donde habían sido expulsados por los yihadistas.

Uld Gazuani también reiteró su llamamiento a la cancelación de las deudas de los países de África para ayudar al continente a enfrentar las desastrosas consecuencias del coronavirus.

Durante su intervención, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, calificó esta solicitud de "legítima", y subrayó que ya se ha abierto un debate sobre este tema en el seno europeo, pero también con socios internacionales como Japón y China.

Con respecto a la preocupante situación sobre el terreno, Michel dijo durante que unas 4.500 personas han muerto a causa de la violencia en el Sahel en los últimos 6 meses.

En la misma línea de preocupación, el presidente de Chad lamentó el hecho de que un centenar de sus soldados fueron asesinados en los frentes de batallas durante misiones de la lucha antiterrorista en el lago Chad.

(c) Agencia EFE