Europa, en ascuas mientras Rusia no da señales de que vaya a enviar más gas

·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO-Una estación de compresión de gas, en Mallnow, Alemania.

Por Katya Golubkova y Nora Buli

MOSCÚ/OSLO, 8 nov (Reuters) - Rusia no daba señales que bombearía más gas a Europa, como ordenó su presidente Vladimir Putin, lo que aumentaba la preocupación por la escasez de oferta, los altos precios y la dependencia energética de Moscú a medida que se acerca el invierno boreal.

En un reflejo de esa inquietud, el contrato de futuros de gas para diciembre TTF holandés -un índice de referencia europeo- subía casi un 10% el lunes antes de estabilizar la tendencia.

Rusia proporciona un tercio del gas de Europa y sus decisiones son críticas porque el alza de los precios del combustible al contado impacta tanto a los hogares como a las empresas.

El Kremlin ha dicho que Rusia está comprometida con enviar más gas a Europa una vez que se repongan su almacenamiento doméstico, en línea con la orden emitida por Putin a la compañía estatal de energía Gazprom, que dijo que el despacho se realizaría el lunes.

Pero Gazprom no ha reservado nueva capacidad en un gasoducto de tránsito a través de Ucrania y los flujos del gasoducto Yamal-Europa hacia Alemania desde Polonia estaban en cero el lunes, según mostraron datos del sitio web de la compañía alemana Gascade.

Con la producción y las exportaciones de Gazprom cerca de niveles récord, y su almacenamiento europeo en aproximadamente un tercio respecto de los volúmenes de hace un año, algunos políticos europeos dicen que Rusia podría hacer más por reducir los precios y las facturas de los consumidores.

Les preocupa que Moscú esté usando la situación con fines políticos y acusan a Rusia de manipular el mercado para hacer disparar los precios. Rusia niega las acusaciones.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de enviar más gas a Europa, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo: "Es necesario comunicarse con Gazprom con respecto a sus operaciones diarias".

Gazprom no respondió a una solicitud de comentarios de Reuters.

Rusia ha negado que esté reteniendo gas como una forma de ejercer presión sobre los reguladores alemanes para que aprueben las exportaciones a través del nuevo gasoducto Nord Stream 2, que pasa por debajo del Mar Báltico.

Alemania tiene hasta principios de enero para certificar el gasoducto.

"Lo principal aquí es esperar pacientemente (...) este es un proyecto muy importante que jugará un papel importante para garantizar la seguridad energética del continente europeo", dijo Peskov.

Putin ha dicho que el gas podría comenzar a fluir a través del nuevo gasoducto desde Rusia dentro de un día de otorgada la aprobación.

El aumento de los precios mundiales del gas se debe a factores que incluyen los bajos inventarios de gas y el incremento de la demanda debido a la recuperación económica tras la pandemia de COVID-19, así como a la escasez de suministros procedentes de Rusia.

En Gran Bretaña, muchas empresas de energía, que a menudo suministran gas y electricidad a hogares y empresas, han tenido problemas y algunas han quebrado. Los consumidores enfrentan facturas de energía mucho más altas y el impacto en las empresas ha sido de gran alcance.

(Reporte de Katya Golubkova, Oksana Kobzeva y Dmitry Antonov en Moscú, Pavel Polityuk y Natalia Zinets en Kiev, Nora Buli en Oslo. Editado en español por Marion Giraldo)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.